Nos hemos apartado del concepto de unidad Armenia-Artsaj por la presión de fuerzas externas. Yervant Azadian (Parte IV)

am en es
Hayastan-Arts`akh miasnowt`yan gaghap`arits` herhats`ank` artak`in  owzheri chnshmamb (mas 4-rd)_106319
A continuación les presentamos la cuarta y última parte de la entrevista exclusiva que mantuvo la editora en jefe de HAY DZAYN, ARMINE SIMONYAN, con el eminente pensador de la Diáspora y profundo conocedor de la realidad armenia YERVANT AZADIAN.
 
HD- Sr. Azadian, en 1988 el pueblo armenio salió a las calles exigiendo la unificación de Armenia y Artsaj, y en el campo de batalla vencimos al enemigo enarbolando esa misma bandera. Sin embargo, en el plano político tomamos por otro camino: el del derecho de Artsaj a su autodeterminación. Hoy, la solución al problema se ha convertido en una carta de juego, en manos de las potencias mundiales. Según su opinión, ¿Cuál cree que es la solución al problema de Karabagh?
YA- El apartamiento de la idea de la unificación de Armenia y de Artsaj se produjo principalmente bajo la influencia de fuerzas externas. Dijimos que Artsaj es nuestra tierra, que tenemos poderosos argumentos legales, históricos y políticos que prueban que Artsaj es armenia. Pero las verdades históricas o de los derechos no incumben a la realpolitik. En consecuencia, los poderosos no se hicieron eco nuestros llamados a la unificación. Tanto Rusia como Irán privilegiaron el camino del principio de integridad territorial.
 
En la cuestión de Artsaj, la política armenia pasó de la idea original de la unificación de Armenia y Artsaj, a la del derecho de las naciones a la autodeterminación. Es lo que exigía la comunidad internacional a través del documento adoptado por aquella, el Acta Final de Helsinki, que es uno de los documentos más importantes relativos a la autodeterminación de las naciones. Todos los caminos conducían a un punto muerto, salvo uno de ellos, el cual naturalmente debimos seguir y que era el del derecho a la autodeterminación de los pueblos.
HD- Pero eso también es una espada de doble filo para nosotros.
YA- Sí. Ya que el presidente de Azerbaiyán Aliyev, afirma que si quieren autodeterminación, Artsaj se autodeterminará dentro de Azerbaiyán. Pero esta política es inaceptable para el lado armenio.
La comunidad internacional es la que resuelve el problema de Karabagh. ¿Y cómo se resuelve este tipo de problemas en la política internacional? Vean lo que hicieron en Serbia; Kosovo es el Echmiadzin de los serbios, pero la separaron de aquella. Ello prueba que el derecho internacional es el derecho de los fuertes y poderosos.
HD- Entonces, ¿cuál es la salida?
YA- La clave para la solución del problema de Artsaj no está en nuestras manos sino en las de los poderosos. Hoy en día se encuentra principalmente en el terreno ruso, lo que también ha insinuado Washington.
HD- ¿A Rusia le conviene hoy en una solución rápida al conflicto de Nagorno-Karabagh? Parece que nuestro amigo del norte está inclinado a cambiar el status quo.
YA- Seguramente. A Rusia no le beneficia la solución final del problema de Nagorno Karapagh en absoluto. Putin quiere granjearse la simpatía de Aliyev para que se convierta en miembro de la UEE; Putin hace todo lo posible para separar a Azerbaiyán de la influencia de Occidente. Y al ganarse a Azerbaiyán, no puede resolver el problema de Artsaj en favor de Armenia. Es por eso que en la cuestión de Artsaj, hoy a Rusia le conviene mantener el status quo. Rusia intentará usar el problema no resuelto para sus propios intereses políticos; por un lado, presionando a Azerbaiyán para que se mantenga en su esfera de influencia, y por el otro, aumenta la dependencia de Armenia hacia ellos. El dictador Aliyev sabe bien cómo tratar con los poderosos del mundo.
Nos queda usar nuestra inteligencia, tramar una diplomacia flexible y promover los intereses de nuestro Estado.
 
Las partes anteriores de la entrevista,
Parte 1, http://haydzayn.am/p/74112
Parte 2, http://haydzayn.am/p/74240
Parte 3, http://haydzayn.am/p/74633
News feed

Similar