La tierra es un ente vivo, tiene su alma, y sin patria, sin un fuerte lazo con la propia tierra, el hombre no puede encontrarse a sí mismo, a su alma.
Martirós Sarian

9 de noviembre. Lecturas de la Santa Biblia correspondientes al calendario de la Iglesia Apostólica Armenia. Hoy se venera a los santos arcángeles Gabriel y Miguel, y todas las huestes celestiales.

es
9-de-noviembre-lecturas-de-la-santa-biblia-correspondientes-al-calendario-de-la-iglesia-apostolica-armenia-hoy-se-venera-a-los-santos-arcangeles-gabriel-y-miguel--y-todas-las-huestes-celestiales

 

 

Según la angelología de la Iglesia Armenia, los ángeles son criaturas no carnales, espirituales, independientes, siempre conmovedoras, asexuadas, inmortales y siervas de Dios.

 

Según los Padres de la Iglesia, los ángeles, como criaturas luminosas, fueron creados el primer día de la Creación, junto con la luz. Por orden Divina, son sirvientes, han sido creados para servir al ser humano, participan en la vida terrenal, actúan junto con el ser humano que vive temporal y espacialmente.

 

Los ángeles son llamados mensajeros y agentes de Dios, que se dan cuenta de la voluntad de Dios. Según Dionisio de Areopagus (Areopagite), hay nueve órdenes de ángeles: Ángeles, Arcángeles, Virtudes, Poderes, Principados, Dominaciones, Trono, Querubines y Serafines.

 

 

El arcángel Gabriel, cuyo nombre significa "hombre de Dios", es su servidor directo, a quien se le concede la gracia de evangelizar sus misterios. Fue el Arcángel Gabriel el enviado por el Señor para traer las buenas noticias a la Virgen sobre el nacimiento del Salvador, y a Zacarías, para traer las buenas noticias sobre el nacimiento de Juan el Bautista.

 

El arcángel Gabriel, según Torós Roslin (circa 1210–1270)

  

 

El arcángel Miguel, cuyo nombre significa "Quién como Dios", es el "Jefe de los Ejércitos de Dios" en las religiones judía, islámica y cristiana. Según 1 Tesalonicenses 4, 16, tocará la trompeta el día del arrebatamiento. Su nombre se menciona tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento de la Biblia cuatro veces (El Libro de Daniel, 10: 13, 12: 1, La Carta de Judas 1: 9, La Revelación a Juan 11: 7).

Es el encargado de frustrar a Lucifer o Satanás, su enemigo principal por ser el arcángel de los ángeles caídos o del mal (Apocalipsis 12:7). Por eso, en el arte se le representa como un ángel con armadura de general romano, amenazando con una lanza o espada a un demonio o dragón. También suele ser representado pesando las almas en la balanza, pues según la tradición, él tomaría parte en el Juicio final.

 

El arcángel Miguel, de acuerdo a la iconografía armenia

 

 

 

 

 

Lecturas de la Santa Biblia correspondientes al calendario de la Iglesia Apostólica Armenia

 

GÉNESIS

Capítulo 18

33 Apenas terminó de hablar con él, el Señor se fue, y Abraham regresó a su casa.

Capítulo 19

La corrupción de Sodoma

1 Los dos ángeles llegaron a Sodoma al atardecer, mientras Lot estaba sentado a la puerta de la ciudad. Al verlos, se levantó para saludarlos, e inclinándose hasta el suelo, 2 les dijo: «Les ruego, señores, que vengan a pasar la noche en casa de este servidor. Lávense los pies, y mañana bien temprano podrán seguir viaje». «No, le respondieron ellos, pasaremos la noche en la plaza».

 

JOB

Capítulo 38

4 ¿Dónde estabas cuando yo fundaba la tierra? Indícalo, si eres capaz de entender. 5 ¿Quién fijó sus medidas? ¿Lo sabes acaso? ¿Quién tendió sobre ella la cuerda para medir? 6 ¿Sobre qué fueron hundidos sus pilares o quién asentó su piedra angular, 7 mientras los astros de la mañana cantaban a coro y aclamaban todos los hijos de Dios?

 

ISAÍAS

Capítulo 6

1 El año de la muerte del rey Ozías, yo vi al Señor sentado en un trono elevado y excelso, y las orlas de su manto llenaban el Templo. 2 Unos serafines estaban de pie por encima de él. Cada uno tenía seis alas: con dos se cubrían el rostro, y con dos se cubrían los pies, y con dos volaban. 3 Y uno gritaba hacia el otro: «¡Santo santo, santo es el Señor de los ejércitos! Toda la tierra está llena de su gloria. 4 Los fundamentos de los umbrales temblaron al clamor de su voz, y la Casa se llenó de humo. 5 Yo dije: «¡Ay de mí, estoy perdido! Porque soy un hombre de labios impuros, y habito en medio de un pueblo de labios impuros; ¡y mis ojos han visto al Rey, el Señor de los ejércitos!». 6 Uno de los serafines voló hacia mí, llevando en su mano una brasa que había tomado con unas tenazas de encima del altar. 7 Él le hizo tocar mi boca, y dijo: «Mira: esto ha tocado tus labios; tu culpa ha sido borrada y tu pecado ha sido expiado».

 

EZEQUIEL

Capítulo 1

1 El año treinta, el día quinto del cuarto mes, mientras me encontraba en medio de los deportados, a orillas del río Quebar, se abrió el cielo y tuve visiones divinas.2 El día cinco del mes –era el año quinto de la deportación del rey Joaquín –3 la palabra del Señor llegó a Ezequiel, hijo del sacerdote Buzí, en el país de los caldeos, a orillas del río Quebar. Allí la mano del Señor descendió sobre él.4 Yo miré, y vi un viento huracanado que venía del norte, y una gran nube con un fuego fulgurante y un resplandor en torno de ella; y de adentro, de en medio del fuego, salía una claridad como de electro.5 En medio del fuego, vi la figura de cuatro seres vivientes, que por su aspecto parecían hombres.6 Cada uno tenía cuatro rostros y cuatro alas.7 Sus piernas eran rectas; sus pies, como pezuñas de ternero, y resplandecían con el fulgor del bronce bruñido.8 Por debajo de sus alas, aparecían unas manos de hombre, sobre los cuatro costados; los cuatro seres tenían rostros y alas.9 Sus alas se tocaban una a la otra, y ellos no se volvían cuando avanzaban: cada uno iba derecho hacia adelante.10 En cuanto a la forma de sus rostros, los cuatro tenían un rostro de hombre, un rostro de león a la derecha, un rostro de toro a la izquierda, y un rostro de águila.11 Sus alas estaban extendidas hacia lo alto: cada uno tenía dos alas que se tocaban entre sí y otras dos que les cubrían el cuerpo.12 Ellos avanzaban de frente: iban adonde los impulsaba el espíritu, y no se volvían al avanzar.13 Entre los seres vivientes había un fuego como de brasas incandescentes, como de antorchas, que se agitaba en medio de ellos; el fuego resplandecía, y de él salían rayos.14 Los seres vivientes iban y venían, y parecían relámpagos.15 Yo miré a los seres vivientes, y vi que en el suelo, al lado de cada uno de ellos, había una rueda.16 El aspecto de las ruedas era brillante como el topacio y las cuatro tenían la misma forma. En cuanto a su estructura, era como si una rueda estuviera metida dentro de otra.17 Cuando avanzaban, podían ir en las cuatro direcciones, y no se volvían al avanzar.18 Las cuatro ruedas tenían llantas, y yo vi que las llantas estaban llenas de ojos, en todo su alrededor.19 Cuando los seres vivientes avanzaban, también avanzaban las ruedas al lado de ellos, y cuando los seres vivientes se elevaban por encima del suelo, también se elevaban las ruedas.20 Ellos iban adonde los impulsaba el espíritu, y las ruedas se elevaban al mismo tiempo, porque el espíritu de los seres vivientes estaba en las ruedas.

 

CARTA A LOS HEBREOS

Capítulo 1

6 Y al introducir a su Primogénito en el mundo, Dios nos dice: "Que todos los ángeles de Dios lo adoren".7 Hablando de los ángeles, afirma: "A sus ángeles, los hace como ráfagas de viento; y a sus servidores como llamas de fuego".8 En cambio, a su Hijo le dice: "Tu trono, Dios, permanece para siempre. El cetro de tu realeza es un cetro justiciero.9 Has amado la justicia y aborrecido la iniquidad. Por eso Dios, tu Dios, te ungió con el óleo de la alegría, prefiriéndote a tus compañeros".10 Y también le dice: "Tú, Señor, al principio fundaste la tierra, y el cielo es obra de tus manos.11 Ellos desaparecerán, pero tú permaneces. Todos se gastarán como un vestido12 y los enrollarás como un manto: serán como un vestido que se cambia. Pero tú eres siempre el mismo, y tus años no tendrán fin".13 ¿Y a cuál de los ángeles dijo jamás: "Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies"?14 ¿Acaso no son todos ellos espíritus al servicio de Dios, enviados en ayuda de los que van a heredar la salvación?

 

EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO

Capítulo 18

10 Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial. 11 [Porque el Hijo del Hombre ha venido a salvar lo que estaba perdido].12 ¿Qué les parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y una de ellas se pierde, ¿no deja las noventa y nueve restantes en la montaña, para ir a buscar la que se extravió?13 Y si llega a encontrarla, les aseguro que se alegrará más por ella que por las noventa y nueve que no se extraviaron.14 De la misma manera, el Padre que está en el cielo no quiere que se pierda ni uno solo de estos pequeños.

 

 

Noticias

Noticias similares