La tierra es un ente vivo, tiene su alma, y sin patria, sin un fuerte lazo con la propia tierra, el hombre no puede encontrarse a sí mismo, a su alma.
Martirós Sarian

La fórmula armenia para vivir en concordia y en paz con el mundo. Entrevista con Yervant Azadian (II Parte)

am es
Ashkharhi het hasht aprelow, chisht harabervelow haykakan banadzewe. harts`azrowyts` Ervand Azatyani het (Mas 2-rd)_104337
Recientemente tuvo lugar el acto de presentación del libro “Con la época y con los contemporáneos”, del escritor, tribuno, crítico literario y miembro de la Unión de Escritores de Armenia, Doctor Honoris Causa de la Universidad Estatal de Yereván, presidente del Comité Central de los EEUU y Canadá de la Asociación Cultural Tekeyan, miembro del Consejo Supremo del partido Ramgavar Azadagan (RAG), Yervant Azadian.
A continuación les presentamos la segunda parte de la entrevista exclusiva que mantuvo la editora en jefe de HAY DZAYN, ARMINE SIMONYAN, con este eminente pensador de la Diáspora y profundo conocedor de la realidad armenia.
2a Parte
¿CÓMO EVITAR EL CHOQUE DE LOS INTERESES GEOPOLÍTICOS?
El camino, es encontrar el punto justo.
HD- El mundo hoy evalúa la fuerza, si no eres fuerte, no eres independiente; eres dependiente y, en general, puedes dejar de existir colectivamente como nación. Y en el mundo globalizado, la influencia de los entornos extranjeros es más poderosa, puedes perder tu identidad. ¿Qué es para Usted la independencia?
YA- La independencia se define por dos criterios. El primero, es cuando defines tu propia independencia como nación. En segundo lugar, cuando es el mundo el que define tu independencia. La independencia real debe lograrse estableciendo la combinación de estos dos criterios.
A veces nos pronunciamos acerca de la independencia absoluta, pero debemos observar los límites de nuestra independencia a través del prisma del mundo; no podemos estar aislados del mundo del que somos una parte en la que vivimos. No podemos ubicar nuestra independencia fuera del mundo y definirla sólo con nuestros términos. Siendo realistas, somos conscientes de que frente a nuestra verdad, también existe una verdad mundial. Debemos ser capaces de comparar lo nuestro con lo mundial y allí mismo delinear los límites de la independencia real.
HD- En otras palabras, debemos encontrar el justo medio, la fórmula para vivir en armonía con el mundo, de manera que en el caso de tener que hacer algún tipo de concesión, puedas proteger lo que te pertenece sin perder tu fisonomía ni tus valores propios.
YA- En efecto, traigo a colación el ejemplo de los países europeos; todos eran absolutamente independientes. Sin embargo, rechazaron voluntariamente su independencia, en aras de la independencia paneuropea. Incluso realizaron concesiones en sus políticas exteriores. Pero, simultáneamente, hicieron todo lo posible para mantener su independencia interna, particularmente la económica. Es decir, se unieron y conservaron sus autonomías, y con ello, sus identidades. También nosotros debemos ser capaces de alcanzar esa independencia realista.
Mientras que, en 1991, cuando Armenia se independizó, hubo personas quienes esbozaron sus ideas acerca de la independencia únicamente sobre un papel, y quedaron así, bosquejadas en el papel. Fue implementada la política de excluir a la tercera fuerza del primer presidente Levón Ter-Petrosyan, y ​​la pagamos con la Guerra de Karabaj.
Nuestro pasado debe ser una lección para nosotros...
La independencia constituye un gran valor para los armenios y tiene un significado tan importante como vital. Sin embargo, hay otra circunstancia aún más importante; ¿tenemos, tal vez, esa clara conciencia de hasta dónde podríamos llegar gracias a nuestro gran logro, nuestra independencia? ¿Podremos usar apropiadamente las posibilidades que ofrece el hecho de ser independientes? En Armenia fue anunciada la creación de una atmósfera de amor y solidaridad a partir de la “revolución de terciopelo”. Ahora tenemos que comprender, si realmente podremos crear y preservar esa atmósfera en el mundo armenio, y si tendremos la posibilidad de realizar nuestros sueños. Si la tenemos, entonces la independencia será de gran importancia para nosotros, de lo contrario, todo eso sólo sonará como un lema. En ese caso, desvalorizaremos la idea de nuestra independencia.
La independencia se vive.
La independencia es sabiduría.
La independencia es una realidad basada en la verdad...

 

HD- Nuestro país se encuentra en la encrucijada donde chocan los intereses geopolíticos de los poderosos; las autoridades anteriores intentaron hallar la fórmula armenia para relacionarnos con el mundo, y establecieron la política del complementarismo, en el sentido de lograr que en nuestro pequeño territorio, Oriente y Occidente no choquen, sino que cooperen mutuamente, y de esta forma Armenia se convierta en un puente entre dos polos poderosos. Considerando las relaciones extremadamente tensas entre Occidente y Rusia, ¿esta política no se vuelve difícil de aplicar?
YA- Por supuesto, esta política es correcta porque las contradicciones agudas no son para países pequeños como nosotros. Solamente un estado poderoso puede, con criterio propio, relacionarse con cualquiera de los poderosos del mundo. ¿Dónde está nuestro lugar entre los dos bloques del mundo? Esto es lo que debemos comprender.
Estamos ligados a Rusia por una herencia histórica, y también lo estamos geográficamente, por lo tanto, la mentalidad política de Armenia debería operar dentro de esos límites.
De hecho, entre nosotros existe una mentalidad equivocada, un viejo estereotipo, que a menudo nos impide la implementación de una política prudente en las relaciones armenio-rusas.
Rusia nunca nos ha dicho, ¡Armenia, soy yo quien tiene que defenderte! Somos nosotros quienes desde el siglo pasado hemos decidido que nuestro defensor sea Rusia. Y esto lo hemos transformado para nosotros en un aforismo. Mientras que la política rusa respecto de Armenia se mide por lo siguiente: ¿qué importancia tiene Armenia para sí, qué puede dar Armenia a Rusia en el contexto de la política global? Esto es lo que determina nuestro lugar en la política exterior de Rusia. Pero hacemos caso omiso de este hecho importante y anunciamos que Rusia es nuestro defensor; y eso es todo. Pero esto no puede ser así; hubo situaciones históricas en las que los rusos no han salido en defensa nuestra en absoluto. Al fin y al cabo, hay que evaluar la situación con lucidez, y no guiarnos con estereotipos infundados en las relaciones con Rusia, sino precisar claramente nuestras posiciones.
Vayamos hacia el bloque occidental. Para este, la importancia de Armenia es extremadamente marginal. El límite de los intereses de Occidente es variado; Armenia juega un solo rol para Occidente, que es cómo dañar lo más posible a Rusia a través de Armenia. Y hoy, Occidente está elucubrando en qué medida puede usar al nuevo Gobierno de Armenia en contra de Rusia. Si jugamos ese papel, Occidente nos dará algún tipo de apoyo financiero.

 

HD- Pero, ¿es necesario que debamos asumir ese papel?¿ no será un precio muy alto para nosotros?
YA- Por supuesto, Georgia ocupó ese rol y fue cercenada; perdió territorios. Armenia no tiene territorios para ser cercenada...
Recuerden esto: el límite del interés de Occidente respecto de Armenia está dado por el hecho de querer dañar a Rusia; entre los intereses de Occidente no figura el bienestar del pueblo de Armenia, eso es lo que en primera instancia se escucha en las declaraciones, en las que se habla acerca de ayudar a la gente, y de cuánto les duele su mala situación social, o de quienes se encuentran en las cárceles. Sin embargo, estas son palabras, más allá de las cuales no hay nada.

 

HD- Es la falsa política occidental, cuya devastadora consecuencia ha padecido el pueblo armenio sobre sí mismo desde el siglo pasado.
YA- Sí, hay algo más para recordar entre los sucesos que hoy están ocurriendo; recordemos lo que sucedió en Medio Oriente, precisamente en Libia. Allá, en ese pequeño país con poca población y una gran riqueza, la gente vivía feliz y tranquila. ¿Y qué hizo Occidente? Desde las plataformas estatales se anunciaba ¡ay, la gente está sufriendo, pasa hambre, se muere en las prisiones, se debe acudir en ayuda del pueblo con los misiles de la OTAN! Y occidente fue a ayudar...; muchas personas fueron asesinadas y el país fue destruido. Debemos recordar los ejemplos del Medio Oriente, y ser conscientes de que ni en Occidente, ni en Oriente a nadie le importará cuidar de nuestro pueblo.

 

HD- ¿Notó que los llamamientos para alejarse de Rusia y unirse a la OTAN hoy son más frecuentes?...
YA- He notado que en Armenia existe una confianza exacerbada hacia Occidente; debemos pensar a dónde nos puede llevar ese hecho. Vivo en Occidente, sé lo que es, y siempre escribo en mis artículos que si Armenia quiere llegar a disfrutar las bondades occidentales, debe ser realista en esa aspiración, nunca debe perder conciencia de la realidad.
Sí, hay personas que declaran que debemos convertirnos en miembros de la OTAN. Pero no piense que uniéndonos a esa Alianza, los beneficios de los que gozan los países miembros de la OTAN fluirán hacia Armenia. De ninguna manera. Hay una cosa que debemos saber; en la OTAN opera el siguiente principio: obtendrás lo que das. Y la OTAN quiere poder, así que, si aportas fuerzas, obtendrás fuerzas. No hay que tener otras expectativas.
En segundo lugar, vea en qué estado se encuentran están los países miembros de la OTAN. Grecia se encuentra en una situación económica muy difícil, su economía está directamente colapsada; su territorio, Chipre, está ocupado por Turquía, un miembro de la OTAN. Siendo miembros de la OTAN, ¿vamos a ser merecedores de una mejor actitud que la que se le dispensa a Grecia? Ciertamente que no. Tomando todo esto en cuenta, debemos proceder de una manera realista.
En cuanto al papel de puente de Armenia, ese rol debe ser estable para que tanto Occidente como Rusia puedan confiar en ese puente.
Rusia y los Estados Unidos son países poderosos; los Estados Unidos, por caso, desarrolla una política muy complicada. Pero los países poderosos son más fáciles de gobernar que nuestro pequeño país, ubicado en la encrucijada de los poderosos. Nuestros problemas se encuentran más allá de las fronteras de nuestro país, las soluciones de nuestros problemas están más allá de las capacidades de nuestra política, es así, y de eso debemos ser conscientes, y sobre esa consciencia debemos construir nuestra política armenocéntrica.

 

HD- ¿Qué puede decir sobre la política exterior del Gobierno de Armenia? ¿El proceso es correcto?.
YA- Hablando francamente, todavía no veo definiciones. No hay claridad. Como dicen los rusos, las palabras no encajan aun con los hechos.
 
Continuará

 

Noticias

Las más leídas

Noticias similares