Մեր ճակատի գիրը մենք պիտի գրենք

Ժամանակն է` գրենք մեր ճակատի գիրը, որ ուրիշները չգրեն, որովհետև ինչ էլ որ գրել են ուրիշները մինչև հիմա, ի վնաս մեզ է եղել

ՍՈՍ ՍԱՐԳՍՅԱՆ

Hoy es el aniversario del nacimiento del ilustre prosista Hrant Matevosyan

am en es ru
Aysor hay ardzakagir  Hrant Mat`ewosyani tsnndyan orn e_43026

“Aquí tienen a alguien que es una gran personalidad en la literatura mundial. Él es Hrant Mateosyan. No hay nación que tenga un mejor escritor de cuentos que él. Sus escritos exponen en forma profunda la participación armenia en la historia de la humanidad. Ningún escritor de cualquier nacionalidad puede escribir como lo hace Hrant Matevosyan. Leí sus obras traducidas. El escribe sobre los armenios, y esa armenidad es tan correcta que me sorprende, me alegra y me enorgullece. Ustedes tienen muchos escritores y poetas, pero deberán disculparme si digo que esa fuerza que es imprescindible -¡gigantesca!- está en Hrant Matevosyan. Y me alegro, porque una nación -acepten esto- es reconocida en el mundo por su arte. Y cuanto más grandioso sea ese arte, también la nación crecerá en la mente de los extranjeros"

William Saroyan

El famoso prosista armenio Hrant Matevosyan nació el 12 de febrero de 1935 en Lorrí, en la aldea de Ahnidzor, ubicada en la región de Alaverdi. Recibió su educación primaria en la escuela del pueblo, tras lo cual ingresó y se formó en el Instituto pedagógico Khachatur Abovyan. Pronto también asistió a los cursos superiores para redacción de guiones en Moscú.

La actividad literaria de Matevosyan comenzó en la década de 1960.

La primera obra publicada de Hrant Matevosyan fue Ahnidzor, ensayo que provocó un gran revuelo, y en el que el autor describe la difícil situación de una aldea contemporánea y la de sus pobladores. El hecho de iniciarse teniendo como tema un pueblo, parece haber sido determinante para Matevosyan, dado que a partir de ese momento todas sus obras se vincularon con pueblos, su entorno rural y su estilo de vida. Fue un amante de la prosa, y realizó una gran contribución a ese género en el movimiento iniciado en los años 60. Escribió relativamente poco, pero sus novelas y relatos tuvieron una amplia repercusión pública, tanto en Armenia como en Rusia y en otras ex repúblicas soviéticas.

Una de las obras de Hrant Matevosyan que obtuvo una descomunal popularidad es la novela corta "Nosotros somos nuestras montañas" («Մենք ենք, մեր սարերը»), en la que ilustra la vida cotidiana de los pastores de la aldea, sus percepciones positivas y negativas, temática, que en la novela "Sol otoñal" («Աշնան արև») se torna más radical. Muchas de sus obras fueron llevadas al cine y aún disfrutan de una gran popularidad.

Matevosyan amaba mucho a Hovhannes Tumanyan, pero sus héroes son muy diferentes a los de Tumanyan. Los de Matevosyan son personas típicas del siglo XX, fundamentalmente aldeanos. El estilo que trajo consigo fue una novedad para amplios estratos de la sociedad armenia; aunque es difícil de leer, entenderlo es fácil y agradable, dado que la pluma de Matevosyan expresa al pueblerino común, presentando tanto sus virtudes como sus lados flacos. Hoy en día, este tipo de obras son escasas, y con el tiempo, su necesidad va en aumento.

Hrant Matevosyan fue el único prosista armenio que recibió el premio estatal de la ex URSS. En 1984 fue galardonado con el premio estatal de Armenia y de la ex URSS, mientras que en 1996 recibió la Orden de Honor de Mesrop Mashtots. Estaba casado, tuvo una hija y un hijo. Hrant Matevosyan murió el 19 de diciembre de 2002.

Լրահոս

Նմանատիպ նորություններ