Hoy se conmemora el 20º aniversario de la partida del Catolicós Karekin I (imágenes y video)

am es
Garegin A. Kat`oghikos,  hay mshakowyt`i banibown jahakire_72039

Un día como hoy, hace 20 años, la armenidad perdía a uno de sus más queridos y respetados catolicoses de su larga historia. Dueño de una sólida formación intelectual, un envidiable don de la oratoria y la escritura, así como un magnético poder de convocatoria, el Catolicós de Todos los Armenios Karekín I, el 131º en la sucesión pontificia, nos dejó el 29 de junio de 1999 tras una implacable enfermedad, en su humilde aposento de Santa Echmiadzín, a los 67 años de edad.

 

 

“Manténganse como personas, guardando en su interior la presencia de Aquél quien nos ha creado. No traicionen su naturaleza humana, que porta el sello Divino”

 

Karekin, nacido y bautizado como Nëshan Sarkissian, nació el 27 de agosto de 1932 en Kesab, República de Siria, donde asistió a la escuela primaria armenia. En 1946 fue admitido en el seminario teológico del Católicosado Armenio de Cilicia y en 1949, fue ordenado diácono.

En 1952, tras haberse graduado con altos honores, fue ordenado sacerdote célibe y pasó a llamarse Karekin, uniéndose a la orden del Catolicosado Armenio de Cilicia.

En 1955, presentó su tesis doctoral sobre el tema "La teología de la iglesia armenia, de acuerdo con los himnos litúrgicos “Sharakanes", lo que le valió su ascenso al grado eclesiástico de Vardapet. Al año siguiente se desempeñó como miembro de la facultad del seminario teológico en Antelias, el Líbano. Estudió teología durante dos años en la Universidad de Oxford y escribió The Council of Chalcedon and the Armenian Church, publicado en 1965 en Londres. A su regreso al Líbano, se desempeñó como decano del Seminario Teológico.

 

 

“Si la vida vivida en la sobreabundancia nos lleva a ensimismarnos,

a la autoadoración que niega lo ajeno a uno mismo

y a la indiferencia respecto de otros,

se transformará en nuestra legítima tumba”

 

A partir de 1963, se convirtió en ayudante del Catolicós Khoren I, cargo que le permitió cosechar muchos contactos ecuménicos con otras iglesias y religiones. Sirvió como observador en el Concilio Vaticano II, en lla Conferencia de Lambeth de 1968 y la Conferencia de los jefes de las Iglesias ortodoxas orientales en Addis Abeba. Dio innumerables conferencias sobre teología, literatura, historia y cultura en universidades de Beirut, Rumania, Moscú y Kotayyam (India).

Su carrera eclesiástica avanzó rápidamente: en 1963 fue elevado a archmandrita superior y el 19 de enero de 1964, fue consagrado obispo por el Catolicós Khoren I.

 

 

En 1971 fue elegido Prelado de la Diócesis de Nueva Julfa en Isfahan, Irán.

En 1973, recibió el rango de arzobispo y fue nombrado legado pontificio de la Iglesia oriental apostólica de Armenia (Nueva York) y en 1975 fue su Primado.

Durante su estadía en los Estados Unidos, cuidó especialmente a la generación más joven de armenios y desempeñó un papel clave en la recaudación de fondos para el Líbano entre 1976-1977.

En 1977, fue elegido Sumo Pontífice del Catolicosado de Cilicia y se desempeñó como Catolicós coadjutor hasta la muerte de Su Santidad Khoren I en 1983.

Junto al eminentísimo Catolicós Vazkén I

 

Cuando se instaló definitivamente como Catolicós Karekin II de la Gran Casa de Cilicia, prestó especial atención a la educación religiosa, modernizando y promoviendo la actividad del seminario teológico. Sus visitas pontificias lo llevaron al Líbano, Siria, Irán, Chipre, Estados Unidos y Canadá, así como a Kuwait y los otros estados árabes del Golfo Pérsico.

 

La trascendental cumbre eclesiástica del 10-13 de diciembre de 1996 en el Vaticano.

Karekín I y Juan Pablo II firman el documento que sella la hermandad entre la Iglesia Apostólica Armenia y la Católica Romana.

 

“Nuestra obra debe ser nuestra palabra, y cuando la obra es palabra,

es allí que esta es plena, acreditada, justificada, convincente y motivo de orgullo”

 

Como fuera citado, una faceta importante de su catolicosado fueron sus amplios contactos intereclesiásticos y políticos. Karekin II realizó visitas ecuménicas al papa Juan Pablo II de Roma, al arzobispo George Carey de Canterbury, al papa copto Shenouda III de Alejandría, a las iglesias reformadas suizas y a las iglesias luteranas de Dinamarca y Alemania. En 1989 fue elegido presidente honorario del Consejo de Iglesias de Oriente Medio.

Karekin I escribió varios libros y folletos en armenio, inglés y francés, y publicó numerosos artículos y estudios sobre publicaciones teológicas, armenológicas, filosóficas, éticas y literarias en publicaciones periódicas.

También hizo visitas frecuentes a la Santa Sede de Echmiadzín y expresó su solidaridad en una visita especial a la zona del terremoto acaecido en Armenia a fines de 1988, junto con el entonces Catolicós Vazgen I.

 

 

Después de la muerte de Catolicós Vazgen I en 1994, Karekin II Sarkissian fue elegido Patriarca Supremo y Catolicós de Todos los Armenios por una Asamblea Nacional eclesiástica integrada por 400 delegados, siendo ordenado como Karekin I, siendo el primer Patriarca Supremo de la Santa Sede de Echmiadzín con ese nombre.

En noviembre de 1998, Karekin I debió someterse a varios estudios y a un tratamiento contra el cáncer de laringe que padecía, en Nueva York. Sus dos infructuosas operaciones preocuparon seriamente a Juan Pablo II, quien había programado una visita a Armenia para julio de 1999. No obstante, el Pontífice católico había decidido realizar una visita relámpago a Yereván, sólo por algunas horas, el 18 de junio de ese año, volando directamente de Cracovia, pero un resfrío que lo afectó impidió el viaje. Los esfuerzos de Juan Pablo II por encontrarse con Karekin I demuestran hasta qué punto deseaba encontrarse personalmente con quien estimaba como una de las autoridades religiosas más cercanas a su visión del diálogo ecuménico. 

 

 

No obstante su relativamente corto catolicosado, Karekin I logró dejar trazado un camino con bases claras y firmes por la que la nación armenia habría de transitar, a fin de mantener sus valores más preciados y recuperar su sitial de grandeza en el concierto de las naciones civilizadas del mundo. 

Los restos de Karekin I descansan junto a los de sus antecesores, en la Catedral de la Santa Sede de Echmiadzín.

 

Noticias

Noticias similares