Մեր ճակատի գիրը մենք պիտի գրենք

Ժամանակն է` գրենք մեր ճակատի գիրը, որ ուրիշները չգրեն, որովհետև ինչ էլ որ գրել են ուրիշները մինչև հիմա, ի վնաս մեզ է եղել

ՍՈՍ ՍԱՐԳՍՅԱՆ

Azerbaijan pierde su atractivo petrolero

adrbejane-korcnoum-e-ir-navtayin-gravcoutyoune

ARMEN MANVELYAN

Como es de público conocimiento, las dos compañías petroleras más grandes de Estados Unidos, ExxonMobil y Chevron, abandonarán Azerbaiyán, según anunció la agencia Reuters.

Estos últimos venderán sus acciones al consorcio más grande del país caucásico, la Azerbaiyán International Operating Company (AIOC), y abandonarán finalmente ese país, luego de trabajar allí durante unos 25 años.

Señalemos, que la AIOC opera la cuenca más rentable Azeri-Chirag-Guneshli en Azerbaiyán, y las compañías ExxonMobil y Chevron poseen el 6,8% y el 9,7% del consorcio, respectivamente. Según la citada agencia, ExxonMobil quiere vender su parte en US$ 2.000 millones, mientras que Chevron aspira a abandonar el proyecto del oleoducto Baku-Tbilisi-Ceyhan mediante la venta del 8,9 % de sus acciones.

Recordemos, que la AIOC se creó en 1994, tras la firma del denominado "Contrato del siglo", cuando comenzaron a operar en ese país varias de las principales compañías transnacionales de petróleo y de gas, lideradas por la British Petroleum (BP). Más tarde, muchos de ellos se unieron a los proyectos gasíferos, creando el consorcio Shaj Deniz.

Sin embargo, las perspectivas futuras de prosperidad petrolera y gasífera de ese país comenzaron a desvanecerse en 2010, cuando la producción de petróleo cayó drásticamente de las 50 millones de toneladas de entonces, a 38 millones en 2017. La situación empeoró en 2014, cuando los precios del petróleo bajaron considerablemente de US$ 124 por barril, a US$ 26.

Precisamente en ese período, dos grandes compañías petroleras europeas, la noruega StatOil y la francesa Total, se retiraron de Azerbaiyán. Muchos explicaron el alejamiento de estos dos gigantes transnacionales por el hecho de que el sector hidrocarburífero azerí comenzó a perder su atractivo.

Aprovechando la difícil situación financiera y económica de Azerbaiyán en 2017, obligaron a BP a firmar nuevamente el “Contrato del siglo” para fortalecer su posición en el sector. En ese acuerdo, sin embargo, se señalaba que el costo intrínseco del petróleo azerí era de alrededor de US$ 55 por barril, y que los británicos podrían reconsiderar el contrato en caso de una caída en los precios internacionales de ese recurso.

Actualmente, cuando los precios del petróleo han vuelto a experimentar una caída y el crudo tipo Brent ha bajado de US$ 86 a US$ 60 en un mes, las compañías estadounidenses han iniciado su retirada del país caucásico. Este hecho es sintomático y demuestra que Azerbaiyán no está muy lejos de su ocaso petrolero y que el país pierde su principal carta ganadora regional: la energía.

Լրահոս

Topics of Day

Նմանատիպ նորություններ