El ejercicio militar de Artsakh y el equilibrio político-militar

am es
arcaxyan-zoravarjoutyoune-e-razmaqaxaqakan-balansy

El próximo ejercicio militar turco-azerí apunta a modificar el equilibrio político-militar de la región, así como ejercer presión sobre el lado armenio, tratando de aventajarse en la víspera de las próximas conversaciones.

 

La intensificada cooperación militar entre Azerbaiyán y Turquía también apunta a acrecentar la tensión en torno a Armenia. Con esta experiencia de violar el equilibrio político-militar, Azerbaiyán busca demostrar que está listo para iniciar las hostilidades en cualquier momento, teniendo como propósito crear tensiones políticas internas en Armenia.

 

Precisamente en estas condiciones, el ejército de defensa de Artsakh está iniciando un ejercicio militar a gran escala. Como se informó con anterioridad, están involucrados en los ejercicios unos 10.000 soldados y oficiales, más de 200 sistemas de artillería, unos 150 vehículos blindados, más de 50 misiles antiaéreos, 400 vehículos y otros equipos.

 

Los ejercicios a gran escala, denominados a nivel de comandante en jefe, continuarán hasta el 20 de junio. Esta es la respuesta de la parte armenia a las operaciones militares turco-azeríes que se llevan a cabo algunas veces, en la frontera de Artsakh, otras, en la de Nakhichevan.

 

Tal demostración de poderío, que actualmente se está implementando en Artsakh, ha causado ruido e histeria en el lado azerbaiyano. Los últimos afirman supuestamente, que las fuerzas armenias están realizando ejercicios militares en los territorios "ocupados" de Azerbaiyán.

Cabe recordar, que esto fue precedido por la declaración del jefe del Estado Mayor del ejército de defensa de Artsakh, el general Jalal Harutyunyan, en el sentido de que la parte armenia está preparada para dar un contraataque a cualquier agresión. De esta forma, la parte armenia responde a los ejercicios militares y a las incursiones fronterizas llevadas a cabo durante meses por Azerbaiyán, a través de una acción muy competente y oportuna.

 

La reunión Mnatsakanyan-Mammadyarov programada para el 20 de junio en Washington, durante la cual se discutirá el problema de Artsaj, de hecho está acompañada por el simulacro militar de las Fuerzas Armadas de Armenia, lo que a su vez determina que, dicho en lenguaje diplomático, los esfuerzos de Azerbaiyán para ejercer presión sobre la parte armenia queden neutralizados y carentes de sentido. Los 4 ejercicios realizados consecutivamente por aquellos no produjeron el efecto para el cual fueron llevados a cabo.

 

De esta forma, Azerbaiyán esperaba obtener una ventaja militar, política y diplomática antes de las conversaciones. Esta presión también estaba dirigida a los países copresidentes, en forma de una amenaza de posibles operaciones militares. Sin embargo, el paso dado a tiempo por el lado armenio–el ejercicio militar-, ahora le concede una ventaja a nuestro enviado. Ello, de esta forma demuestra que hay un ejército poderoso detrás de los diplomáticos armenios, cuya existencia es también la principal garantía de paz en la región.

 

Noticias

Noticias similares