La tierra es un ente vivo, tiene su alma, y sin patria, sin un fuerte lazo con la propia tierra, el hombre no puede encontrarse a sí mismo, a su alma.
Martirós Sarian

Hoy se conmemora el 23º aniversario del fallecimiento del gran filántropo Alex Manoogian

am en es ru
aysor-hh-azgayin-heros-aleq-manoukyani-hisataki-orn-e

 

No debe conformarse con un rendimiento promedio. Persiga la perfección.

Alex Manoogian

 

Hoy se conmemora el 23º aniversario del fallecimiento del héroe nacional de Armenia, prominente benefactor, influyente figura pública, ingeniero y empresario Alex Manoogian, quien nació el 28 de junio de 1901 en la ciudad de Kasaba, próxima a Smyrna (hoy Izmir), Turquía.

Su padre, Takvor Manoogian, fue dirigente de la comunidad armenia local. Siendo un hombre respetable, se dedicó a la comercialización de granos. Inicialmente, Alex Manoogian debió estudiar y trabajar junto a su padre. Como alumno, era evidente su patriotismo y su interés por las materias armenias. Sin embargo, la situación extrema en que se encontraban los armenios en tiempos del Genocidio, obligó al joven Alex a abandonar su terruño natal, estableciéndose en Detroit, EEUU, en 1920.  

Durante esos primeros años, Manoogian trabajó como empleado en una de las fábricas locales y por las noches organizó e impartió clases de armenio para adultos. Gracias a su talento y habilidades, hacia 1929 logró fundar su propia compañía, Masco. Fue una empresa manufacturadora de autopartes pequeñas, que pronto creció lo suficiente para proporcionarle un significativo beneficio. El gran salto lo dio al asociarse como proveedor de Ford y Chrysler, y más tarde, al patentar el diseño y fabricar sus mundialmente famosas canillas Delta (ver nota especial).

 

Manoogian, preocupado por la preservación de la identidad armenia en esas tierras tan alejadas y ajenas a la Madre Patria, en 1930 se une a la Unión General Armenia de Beneficencia (UGAB), a la que se dedica plenamente, sin escatimar esfuerzos, tiempo ni recursos, con el fin de desarrollar los proyectos sociales y educativos de la institución.  

 

En 1953, Alex Manoogian es elegido presidente de la UGAB. En este momento, el filántropo-empresario amplía los límites de sus actividades e invierte parte de los beneficios a gran escala de sus propias empresas para obras caritativas. Al respecto, alguna vez dijo: "Mi sueño es multiplicar los recursos materiales de la Unión para que muchas de las necesidades, que no voy a enumerar, pero entre cuyas prioridades se encuentra nuestra cultura, la literatura y el idioma armenio, ya no sean más soslayadas”.

De hecho, el rol que ha tenido Alex Manoogian en la historia de la UGAB es excepcional e inolvidable. Durante los 36 años que dirigió la institución, Manoogian la convirtió en una de las organizaciones caritativas más grandes y eficaces de los EE UU, multiplicando tanto el número de filiales mundiales como sus recursos financieros.

 

Las actividades de Manoogian estuvieron permanentemente dirigidas a expandir y fortalecer las relaciones entre la Diáspora y la Madre Patria. Con un capital inicial de USD 1 millón, establece la fundación cultural “Alex Manoogian” en 1968, a través de la cual realizó importantísimas donaciones a iglesias, escuelas, asociaciones culturales, organizaciones juveniles, hogares de ancianos, bibliotecas, etc. Cabe destacar que los recursos financieros del gran benefactor han contribuido significativamente al establecimiento de cátedras de estudios armenios en varias universidades de todo el mundo y a la implementación de proyectos y programas pro armenios.

 

 

Como miembro honorario de la junta de síndicos del Fondo Armenia ha donado más de USD 500 mil a la institución, parte de los cuales se destinó a la construcción de la carretera Goris-Stepanakert y a varios proyectos implementados por la fundación en Artsaj.

El gran filántropo fue honrado y distinguido a través de numerosos títulos y medallas honoríficas. Entre estas, cabe mencionar que en 1994 se le concedió la ciudadanía de la recientemente proclamada República de Armenia, siendo honrado además, con el título de Héroe Nacional y el máximo galardón que concedía por entonces el país: la orden “de la Patria”.

Además, en Yereván, Gyumrí, Montreal y Stepanakert, existen calles con su nombre, así como una importante estatua suya en esta última ciudad.

 

 

Esta ejemplar figura nacional, falleció el 10 de julio de 1996 en Detroit. El 17 de julio de 2007, los restos de Alex Manoogian y su esposa, Marie Manoogian, fueron enterrados en el patio de la Catedral de la Santa Sede de Echmiadzín.

 

Noticias

Las más leídas

Noticias similares