No son sólo los libros bien escritos son los que permanecen, sino especialmente aquellos que hablan al corazón de la gente
Yervant Odian

El cardenal Grigor Petros XV Agagianian fue candidato a Papa en 1958 y en 1963

es
el-cardenal-grigor-petros-xv-agagianian-fue-candidato-a-papa-en-1958-y-en-1963

Uno de los aspectos de la diversidad en la nación armenia, es la existencia de una Iglesia Católica Armenia, en total comunión con el Vaticano. Entre los más renombrados clérigos de esta iglesia, era Grigor Agagianian (Krikor Aghajanian), quien llegó al rango de Cardenal de la Iglesia Católica Romana.

Agagianian nació en 1895, en Akhaltsikhe, en una moderna Georgia, en el Imperio Ruso de aquel tiempo. Recibió su educación en Roma entre los años 1906 y 1918, luego de lo cual volvió a su tierra natal, sirviendo a la comunidad Católica Armenia de Tiflis (Tbilisi, la capital de Georgia en la actualidad). Volvió a Roma poco después para enseñar, y se volvió evidente que, mientras las autoridades soviéticas estuvieran a cargo del Cáucaso, Agagianian no podría regresar. Su beca y su trabajo en el clero lo llevaron a Líbano, donde el Catolicismo Armenio tenía liderazgo, luego del genocidio. Allí  Agagianian fue elegido Patriarca Catholicós, es decir, cabeza de la Iglesia Católica Armenia, entre 1937 y 1962.

Ha habido más de un cardenal armenio en el pasado reciente –otro Patriarca Catholicós, Anton Petros IX Hassounian, quien sirvió hacia el final del siglo XIX-. Por su parte, el Cardenal Agagianian dejó una gran marca en Roma. Se dice que en dos ocasiones, en 1958 y en 1963, fue uno de los favoritos en los cónclaves para ser elegido como el nuevo Papa, e incluso se sostiene que fue elegido en 1963, pero que declinó. También a veces se trae a colación una conexión con la KGB, dado que su tierra natal, Georgia, se encontraba dentro de la URSS. Según el historiador Ara Sanjian, dichos rumores son, lamentablemente, imposibles de consustanciar debido a la naturaleza de la cuestión. Particularmente, las candidaturas por el papado, el conteo de votos y otros detalles, son secretos muy bien guardados por el Vaticano. Sin embargo, la sólida posición que Agagianian tenía entre los más altos círculos de la Iglesia Católica en aquel momento, es indiscutible.

A más de cuarenta años luego de su muerte, en 1971, el Cardenal Agagianian es recordado como el Príncipe de la Iglesia que actuó como rey para los católicos armenios alrededor del mundo durante toda su vida.

Noticias