Crisis energética en Armenia

am es
energetik-jgnajam-hayastanoum

Hoy, como resultado de fluctuaciones en la frecuencia del sistema de energía tuvo lugar un colapso en el sistema energético de Armenia, por lo que se activó la protección de los principales generadores de electricidad, desconectándose el 5º bloque de la central termoeléctrica de Hrazdan, posteriormente su homóloga de Yereván y luego las redes eléctricas de la capital. Como resultado de estas interrupciones, se registró un corte de suministro eléctrico en toda Armenia.

Una crisis absoluta pudo evitarse gracias al trabajo de las centrales hidroeléctricas. Se hizo evidente que la cascada de Vorotan funcionó, y que por el sur se importó energía desde la República de Irán.

 

Cabe señalar que las centrales hidroeléctricas sólo pueden proporcionar el 40% de la demanda de electricidad, lo que significa que es necesario restablecer el trabajo de las centrales térmicas lo antes posible. También se sabe que fue posible satisfacer temporariamente el suministro de electricidad a las provincias de Lorrí y Tavush desde Georgia.

 

En referencia a las causas de la actual situación, es necesario decir que la crisis energética que enfrenta Armenia es una consecuencia de la mala gobernanza en ese sector, lo que a su vez, es el resultado del cambio del Gobierno. Cabe recordar que hace algunos meses el Ministerio de Energía y Recursos Naturales desapareció como resultado de la optimización y reducción de la estructura gubernamental.

Precisamente fue esta cartera la responsable del desarrollo del mercado eléctrico de Armenia, en lo que hace a la generación, exportación y consumo de energía. Según la ley, este Ministerio también era responsable de la seguridad energética de Armenia y de la elaboración de la estrategia y el desarrollo de ese rubro.

 

La liquidación del Ministerio de Energía y el traspaso de algunas de sus infraestructuras al Ministerio de Administración Territorial no sólo fue errónea en sí misma, sino también consecuencia de la muy mala concepción del sector y la falta de comprensión de las perspectivas de su desarrollo. La transferencia de estas funciones al Ministerio de Administración Territorial derivó en una situación caótica, lo que a su vez llevó a una crisis energética pocos meses después de ese proceso.

 

El actual Gobierno de Armenia debe revisar su enfoque, y en lo sucesivo restablecer el Ministerio de Energía, apartándolo de la dependencia de otras carteras a los efectos de prevenir estos procesos y evitar que se repitan.

Noticias

Noticias similares