Fútbol, pasión de multitudes. Su historia en Armenia

es
futbol--pasion-de-multitudes-su-historia-en-armenia

Cuando hacemos alusión al fútbol en Armenia, nos tenemos que remontar al año 1936, en la era soviética. Si bien el fútbol no es el deporte con el que más se identifican los armenios, ciertamente hubo una época, en que los juegos eran a estadios llenos. Cada República de la ex URSS tenía su propia liga, su propio torneo, que era clasificatorio para la primera división del futbol soviético, el grupo de la elite.

Al historiar sobre el fútbol armenio, no podemos dejar de mencionar al Ararat por sus logros deportivos y por las peculiaridades de su primera época. Su nombre primitivo fue el de Lokomotiv-Yerevan, adoptando luego el de Dynamo. Dynamo fue, y sigue siendo en menor medida, el nombre de asociaciones deportivas, muy común en la URSS, como el de Kiev, Moscú, Minsk, Tibilisi, y Yerevan. Nombre muy común también en los países de Europa del este.

El actual Ararat, con el nombre de Dynamo, obtuvo 6 ligas y 3 copas de Armenia Soviética; su uniforme titular fue totalmente blanco, y el alternativo, íntegramente azul.

Les recordamos otros equipos que hicieron época en el fútbol de la Madre Patria: Spartak-Yerevan, Urogayi-Yerevan, Stroitel-Yerevan, Krasnoe Znanya- Leninakan, Himik- Kirovakan, Skit-Yerevan, Tektsilshik-Leninakan, Araks-Yerevan, Elektrotehnik-Yerevan, Kotayk-Abovyan, Motor-Yerevan, Aragats-Leninakan, Elektron-Yerevan, y el F.C. Kapan.

El nuevo fútbol armenio con su nuevo formato, dio su puntapié inicial en el año 1992, un año después del advenimiento de la actual República, siendo sus primero campeones, el Shirak de Gyumrí y Homenetmen (hoy ya desaparecido).

Al año siguiente, el torneo se redujo a 15 participantes, tomando como modelo de competición los torneos europeos, entre el verano y la primavera del hemisferio norte. Los siguientes equipos son los pertenecientes a esta nueva etapa, y como dijéramos, por distintos motivos, algunos ya desaparecidos: Shirak-Gyumrí, Homenetmen,  Ararat, Kilikia, Pyunik, F.C. Yerevan, Tsement, Araks, Zvartnots, Banants, Mika, Ulis, Kandsazar, y Ararat Armenia.

Si bien en ligas menores, ya desde hace algunos años, el futbolista armenio se está desempeñando en distintos países europeos; esto es un paso adelante para adquirir mayor experiencia, de la misma manera que el torneo nacional es receptivo de jugadores y directores técnicos provenientes de todo el mundo.

Las competencias están regidas por la Federación de Fútbol de Armenia (Hayastaní Futbolaín Federatsya), y está adherido a la FIFA (Federación Internacional de Futbol Asociado) y a la UEFA (Unión Europea de Fútbol Asociado). El ente rector del fútbol armenio fue fundado en 1992.

 

A lo largo del tiempo, jugadores íconos han sido: Nikita Simonyan, Arkady Antreassyan, Khoren Ter Ohanessyan, y en nuestros días, Henrikh Mkhitaryan.

De todas maneras, cuando de fútbol armenio se trata, el Ararat merece un párrafo aparte. Tuvo tres etapas en el fútbol soviético de primera división, la más fructífera y recordada es la comprendida entre los años 1965-1991. Coincidiendo con la mejor época del futbol soviético, Armenia permanentemente facilitaba futbolistas a la selección nacional, y ya en 1971, el Ararat obtuvo su primer sub campeonato. En 1973 consigue el título de campeón de la URSS, en una final inolvidable frente al Dynamo ucraniano, con 2 tantos convertidos por Levon Ishtoyan, logro éste, que motivó el emplazamiento en Yerevan, hace muy pocos años, de un monumento a este glorioso equipo con todos sus jugadores abrazados. Ararat logró también el título de campeón de la Copa Soviética, repitiéndolo en 1975.

En 1974 compite por primera vez en torneos europeos representando a la URSS, eliminando a los noruegos del Viking, luego a un equipo escocés, para, en cuartos de final, toparse con el todopoderoso Bayern-Munchen de Alemania Federal. Contra él, en calidad de visitante, cae por 2 tantos contra 0, y en la revancha, en el estadio Hrazdan, ante 75.000 espectadores, triunfa por 1 a 0, con gol de Antreasyan. Faltó muy poco para la epopeya, ya que por diferencia de un gol quedó eliminado ante la que sería la base de la futura Selección Alemana campeona del mundo.

Las estadísticas marcan que el equipo armenio más representativo en competencias europeas, disputó 36 encuentros, ganando 16, perdiendo 16, y empatando en 4 oportunidades.

Hoy con visibles altibajos, la Selección Nacional está abocada a un trabajo a futuro, a largo plazo, dándole la debida importancia a los planteles juveniles, y con la creación de distintos campos formativos y de entrenamientos diseminados por todo el país.

¡Fútbol: en todo el mundo, pasión de multitudes!

Noticias