Hoy es día de recordación de los 72 discípulos de Cristo

am en es ru
hay-araqelakan-ekexecin-nsoum-e-qristosi-72-asakertneri-hisatakoutyan-ore

Además de los 12 apóstoles, Jesús también tuvo 72 discípulos, a quienes el Señor envió para predicar las Buenas Nuevas a todas las naciones. Desafortunadamente, en el Evangelio no figuran claramente los nombres de todos ellos. En las Sagradas Escrituras, la palabra "discípulo" se usa generalmente para todos los seguidores de Cristo, quien envió de a pares a sus apóstoles y discípulos "como corderos entre los lobos", para predicar el Reino de Dios, diciendo: "Quien los oiga, me oye a mí; y quien los rechace, me rechaza a mí" (Lucas 10:16). “Casi no hay diferencias entre los apóstoles y los discípulos; todos tienen la misma autoridad y misión” (Lucas 10: 9; 9: 1).

 

 

 

San Bartolomé y San Tadeo

 

Hoy, la Iglesia Apostólica Armenia recuerda a los 72 Santos Apóstoles y nuestros primeros iluminadores, San Tadeo y San Bartolomé, quienes antes de la proclamación del cristianismo como religión oficial de Estado por San Gregorio y el rey Tirídates ‘El Grande’, habían sembrado semillas del cristianismo por el territorio armenio. Por esa razón, la tradición armenia los considera Santos Patronos de la Iglesia Apostólica Armenia, en calidad de cofundadores del cristianismo en ese país.

 

San Bartolomé fue uno de los 72 apóstoles de Cristo que predicó el Evangelio después de la Ascensión del Señor. Según la tradición, esta misión la llevó a cabo en Armenia y la India. Este Santo nació en Caná de Galilea y fue llamado por Jesús a través de Felipe para ser su apóstol.

 

Por su parte, uno de los hechos más relevantes que se conocen del apóstol San Tadeo, es que sanó al rey armenio Apkar de una grave enfermedad. Luego, predicó al rey Sanadrug, quien desde un principio abrazó el cristianismo, aunque luego abjuró de su verdadera fe, temiendo las amenazas de los ministros. Mientras tanto, su hija, la virgen Sandujt, permaneció fiel a Jesucristo y fue martirizada por orden de su padre. Testigo de esta penosa situación, el apóstol Tadeo infundió coraje a Sandujt para evitar que perdiera su fe cristiana por causa del miedo. De todas formas, el rey Sanadrug no sólo mató a su hija, sino también al apóstol, quien fue martirizado en la ciudad de Artaz, en la parte occidental de la actual provincia persa de Atrpatakan (Atropatene), donde se conserva su tumba, y sobre la que se construyó una magnífica iglesia.

 

San Bartolomé y San Tadeo

 

Tadeo es uno de los apóstoles menos mencionados en los Evangelios, aunque intervino en una petición que le hizo al Maestro durante la Última Cena: “Señor, ¿qué pasa para que te vayas a manifestar a nosotros y no al mundo?”. Jesús le respondió: “Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él”. (Juan 14, 22-23).

 

San Tadeo, antes de morir, oró a Dios por sus seguidores del Evangelio por él predicado y para la salvación de todos nosotros. "Señor y Dios mío, ten piedad de mí, y no abandones a quienes han creído en Tu Santo Nombre; y luego de mi muerte cuídalos con Tu Diestra, y no abandones a ésta, Tu tierra (herencia) que me has dado, ¡Señor mío! con Tu temible divinidad, destruye toda la idolatría de esta nación... Convierte a su gente en un evangelio eterno y celestial para glorificar a Tu Santa Divinidad con sus perfumadas conductas" (Soperk Haigagank, Ghevont Alishan, tomo 8, páginas 30-31).

 

Como fuera dicho, el apóstol San Bartolomé también predicó en el mundo armenio y fue muerto por decreto del rey Sanadrug. De igual manera, evangelizó a la hermana del rey, Voguhí, quien también fue martirizada en el Nombre del Señor. Como San Tadeo, San Bartolomé también oró antes de su muerte por la salvación de nuestra nación. "¡Señor Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, no dejes estas tierras (la herencia) por los ruegos de Tadeo y... los míos, los de Bartolomé, quienes cuidamos de este país, y no permitas que sea oprimido por el enemigo, sino concédeles la gracia de la misericordia para que rechacen la adoración de falsos ídolos, que han sido engañados por la incredulidad de la ignorancia. Dales un pastor y líder para que solo a Ti Te reconozcan como el verdadero Dios, que enviaste a Jesucristo. Acéptame, Señor mío, y conserva a quienes creen en Ti!" (Soperk Haigagank, G.A., tomo 19, págs. 28-29).

 

En síntesis, la Palabra de Dios se hizo accesible en el mundo armenio gracias a la tenaz predicación de los Santos apóstoles Tadeo y Bartolomé, quienes esparcieron las semillas del cristianismo y dieron testimonio de su veracidad a través de su martirio.

 

La Iglesia Apostólica Armenia celebra la conmemoración de los discípulos de Cristo el sábado posterior a la celebración de Varaká Surp Jach (Santa Cruz de Varak).

Noticias

Noticias similares