Un curioso episodio de la vida de Komitas

am es
hetaqrqir-mijadep-komitasi-kyanqic

A finales de la primavera boreal de 1911, Komitas visitó Alejandría por invitación de la comunidad armenio-egipcia. Como solía hacerlo en las ciudades en las que encontraba importantes comunidades armenias, logró conformar un coro de 190 integrantes e inició los ensayos.

Como primer paso, les enseñó algunas canciones rurales aldeanas armonizadas por él mismo, que un grupo de extravagantes jovencitas llamaron "desagradables".

 

 

Prevenido de las diferencias culturales que podrían dificultar la comprensión del contenido de las letras, Komitas eligió enseñarles una canción sencilla, cuya letra incluía frases como esta:

 

"Haré una buena cosecha,

Cocinaré dolmá con pimientos”. (1)

 

Las chicas cantaban sin emoción; a ellas, las palabras "Cocinaré dolmá con pimientos" les sonaban extrañas porque nunca habían comido dolmá de pimientos morrones rellenos. Komitas se enojó muchísimo:

_ Uuf… ¿Ustedes no tienen sentimientos? ¿No pueden siquiera imaginar qué ricos son? Pónganle un poco de alma a su canto…

 

Y las refinadas jovencitas, imaginando -seguramente con gran esfuerzo- haber probado un sabroso dolmá de pimientos, lo pudieron cantar… incluso maravillosamente.

 

 

(1) Se trata de una de las más celebradas canciones de Komitas, dedicadas al trabajo rural: Kagh-han (cosecha), cuya letra describe un joven orgulloso de las buenas cosechas que logrará, tras un buen año sin complicaciones durante los cultivos.

Քաղհան կանեմ հո՜ բարով,

Դոլմա կեփեմ բիբարով:

Noticias

Noticias similares