La tierra es un ente vivo, tiene su alma, y sin patria, sin un fuerte lazo con la propia tierra, el hombre no puede encontrarse a sí mismo, a su alma.
Martirós Sarian

Deducciones, que dejamos al lector

am es
heteoutyounner--or-toxnoum-enq-entercoxin

 

GOR ARMENYAN

 

Desde que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció su intención de retirar las unidades militares estadounidenses de Siria, la situación en el país ha empeorado. En los últimos días están ocurriendo sucesos sencillamente inexplicables, que de todas maneras, trataremos de analizar.

 

Los más terribles, por supuesto, son las atrocidades cometidas por las tropas turcas en el noreste de Siria, perpetradas contra la población kurda de ese país. Pero esto, como dice la expresión rusa как раз (justamente), se puede explicar muy bien. De lo que son capaces los turcos, al menos nosotros, los armenios, no necesitamos explicación. Hay algo más, difícil de entender y de expresar, que es que con qué facilidad, casi sin parpadear, las superpotencias entregaron a los kurdos. Me refiero en primer lugar a los Estados Unidos, porque durante años han aceptado -al menos, con benevolencia- el movimiento separatista kurdo (evito usar el término "alentar").

 

Por cierto, si no lo han olvidado, las causas formales de la reciente escalada de las tensiones en las relaciones turco-estadounidenses fueron, según numerosas declaraciones de Ankara, la emigración de la figura religiosa estadounidense Fethullah Gülen, a quien los turcos consideran un terrorista y las constantes acusaciones de los turcos de que los estadounidenses venden armas a los kurdos.

Por otro lado, Moscú no ha dado una respuesta clara a estos últimos acontecimientos, a pesar de que Rusia parece continuar apoyando al presidente sirio Bashar al-Ásad. Pero, ¿no es que sus ciudadanos hoy están siendo asesinados como resultado de las operaciones militares ejecutadas por otro Estado en el territorio soberano sirio?

 

La situación se ve agravada por la declaración del 13 de octubre del asesor presidencial turco Yasin Aktay, más bien, parecida a un ultimátum: "Si el ejército sirio, que hasta ahora no ha podido romper la resistencia de una organización terrorista en su territorio (es decir, las unidades de protección kurdas o YPG) que quiere dividir a Siria, pero está preparado y que es capaz de luchar contra el ejército turco; entonces, por favor". Por caso, sugiero prestar especial atención a la fórmula utilizada por los turcos.

 

Una cosa sorprendente más: tanto Rusia como los Estados Unidos evitan culparse mutuamente por esta situación, de todas formas, no hay acusaciones abiertas. Y esta es la conclusión más importante que se debe sacar. Dejo el resto a la imaginación del lector.

Noticias

Las más leídas

Noticias similares