¡Feliz año nuevo tradicional armenio 4512!

am es
hin-haykakan-tomarov-ogostosi-11-e-tarva-arajin-orn-e

El 1º de Navasard es el año nuevo tradicional armenio, y el Día de la Identidad Nacional.

En el antiguo calendario armenio, el mes de Navasard comienza el 11 de agosto y finaliza el 9 de septiembre. La fiesta de Navasard también se conoce como Najratogh (de najir= rebaño y toghel=dejar/abandonar). Según la tradición oral, durante los festejos de año nuevo, un pastor llamado Navasard recibió un rebaño de ovejas para su protección. Sin embargo, el pastor abandonó las ovejas para participar en la celebración. Considerando la importancia de la actividad pastoril-ganadera que tiene para los aldeanos armenios desde tiempos remotos, no es aventurado deducir que ese importante día también sea denominado Najratogh, o sea, “el día que a los pastores se les concede el derecho de abandonar sus rebaños”, habida cuenta de sus vidas abnegadamente solitarias.

Navasard significa año nuevo, y se conmemora el histórico día de la batalla entre Hayk y Bel, acaecida el 11 de agosto de 2493 aC. A partir de la adopción del cristianismo como religión oficial del Estado, la Iglesia Apostólica Armenia lo adaptó a su calendario y lo celebra como el día del asentamiento del Arca de Noé en la cumbre del monte Ararat mayor.

 

La muerte del tirano Bel por el patriarca armenio Haik. Obra de Rubik Kocharian.

 

Desde tiempos remotos, Navasard es una celebración de casamientos y de la juventud en general, teniendo una duración de 7 días. En el pasado se celebraba con gran esplendor y la participación del rey, su corte y el pueblo, había desfiles, representaciones teatrales, carreras de caballos, esgrima, etc., por lo que era la principal fiesta de la armenidad. El día de Navasard se hacía sacrificios a todos los dioses armenios, celebrándose a lo largo y ancho del por entonces vasto territorio armenio, aunque las celebraciones más majestuosas se desarrollaban en los templos principales: Bagavan, Ashtishat, en las laderas del Monte Npat y otros lugares relevantes. En todos los aspectos, Navasard era una fiesta de la abundancia y la hospitalidad, donde predominaba el victorioso espíritu armenio y la idea de la unidad nacional. Todos ofrecían abiertamente, sin restricciones, sus mesas rebosantes de alimentos, compartiendo sus cosechas, sus pertenencias y posesiones con otros.

 

 

La decoración principal de la mesa de Navasard era el Harisá, que, por regla general, debía cocinarse sin revolver con el cucharón. Esto se hacía así para "hacer que el año transcurra sin peleas". Dado que el número 7 regía todas las decisiones, en la mesa de Navasard debía haber 7 variantes de alimentos, postres, adornos, etc., finalizando con 7 brindis con el mejor vino u oghí. Durante Navasard todo tenía que ser abundante, incluso los sacrificios de animales, cuyos cuernos eran pintados de diferentes colores y presentados en los templos de los antiguos dioses paganos armenios. El mayor destinatario de la fiesta de Navasard era el dios Amanor (año nuevo), fuente de plenitud y despertar. Las celebraciones de Amanor y Vanatur siempre se han realizado juntas. Vanatur es el hermano de Amanor y el dios de la hospitalidad, la generosidad, y el patrocinador de los viajeros y expatriados. Proviene de la adoración de Vanatur el hecho de que hasta el día de hoy los armenios siempre preparan platos especiales en las mesas de año nuevo para los visitantes y los que están ausentes de la casa.

 

El historiador Agatangeghós (Acatángelo) llamó Amanoraper (que trae el año nuevo) a Vanatur. Desde los más remotos tiempos paganos, la celebración del Navasard fue tan esperada y querida entre los armenios, que la Iglesia no logró erradicarla totalmente y convertirla; por esa razón, sus tradiciones se mantuvieron casi invariables en muchas provincias de Armenia occidental, llegando hasta nuestros días.

 

En Ashtishat, donde se encontraban los siete altares armenios principales para venerar a los dioses Aramazd, Anahit, Mihr, Nane, Astghik, Vahagn y Tir, Navasard también se celebraba con pomposidad y juegos populares. Los guerreros y soldados mostraban sus habilidades en el arte de manejar armas y sus destrezas sobre la cabalgadura de los caballos. El ejército marchaba frente a la realeza y al pueblo, y los jóvenes organizaban juegos de corte bélico y competiciones. Desde la adopción del cristianismo, la Iglesia transformó y adaptó muchas de los entretenimientos y costumbres, como la prohibición de sacrificios, los jolgorios masivos (generalmente terminados en lamentables consecuencias por los excesos), etc., lo que derivó en que Navasart pasó a ser una fiesta familiar.

 

El 5 de febrero de 2011, la Asamblea Nacional de Armenia resolvió que el día de Navasart sea conmemorado como el día de la Identidad Nacional.

Noticias

Noticias similares