Hoy, la Iglesia Apostólica Armenia celebra el hallazgo del cinturón de la Santa Madre de Cristo

am en es ru
hisatak-s-astvacacni-gotou-gyouti

 

 

El hallazgo del cinturón de la Virgen María es una de las siete fiestas que le dedica la Iglesia Apostólica Armenia. Una circunstancia que demuestra claramente el importante lugar y el papel de la Virgen María en la vida espiritual del pueblo armenio como un ejemplo perfecto de maternidad y virtud. Durante siglos ha moldeado y conformado la imagen de la joven, esposa y madre armenias, mientras sigue viva a través de sus milagros e influencias en nuestras vidas.

El cinturón de la Madre del Señor permaneció en Jerusalem durante el reinado del emperador Arcadio (395 - 408), hasta que fue trasladado a Constantinopla.

 

Más tarde, los griegos construyeron una iglesia especialmente dedicada a María y colocaron la sagrada reliquia allí, convirtiéndola en un objeto de adoración y celebración para los fieles. La celebración del hallazgo del cinturón de María fue introducida en la Iglesia Apostólica Armenia en 1774 por el patriarca Simeon Yerevantsí, al publicar el santoral renovado. En general, la Iglesia de Cristo ha tenido y aún tiene una deferencia especial hacia las reliquias de los santos y algunas de los objetos que usaron. La Biblia y la experiencia de la vida eclesiástica testifican que Dios Todopoderoso también expresó su poder a través de estos medios. El mejor testimonio bíblico es el relato de cómo resucitó el cuerpo de un muerto haciendo contacto con los huesos del profeta Eliseo (2 Reyes 13:21). Por lo tanto, la Iglesia, al mostrar respeto por las cosas dotadas de poder Divino, profesa su adoración y venera al Dios verdadero a través de ellas.

 

 

 

Noticias

Noticias similares