¿Con qué agenda viaja el primer ministro armenio a Viena?

am en es ru
inc-orakargov-hh-varcapete-kmekni-vienna

Arminé Simonyan

Mañana en la capital austríaca, Viena, se espera el suceso político más analizado de la política exterior: la reunión Pashinyan-Aliyev. Es excepcional, porque es el primer encuentro oficial entre los dos mandatarios y está organizado por los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE.

Recordemos que los encuentros reuniones no eran oficiales, incluido el último encuentro del 22 de enero de 2019 en Davos, acerca del cual el primer ministro informó personalmente en su página de Facebook, manifestando que simplemente intercambiaron opiniones sobre la situación actual en el proceso de negociación de solución del conflicto, así como también, acerca de las futuras consideraciones.

En el terreno político interno armenio, se están analizando y discutiendo las perspectivas de lo que pueda suceder en Viena, a pesar de que desde la élite gobernante son enviados mensajes en el sentido de que no hay que tener grandes expectativas. En particular, Ruben Rubinyan, presidente del Comité Permanente de Relaciones Exteriores del Parlamento armenio, declaró hoy que no debe esperarse ningún avance histórico de este encuentro.

Sin embargo, ahora lo más importante es con qué agenda viaja a Viena el premier armenio, a reunirse con el presidente del país adversario. En la víspera, Nikol Pashinyan anunció muy claramente en el Palacio legislativo armenio que viajaba teniendo en la agenda sus aserciones manifestadas el 12 de marzo durante la reunión del Consejo de Seguridad Nacional realizada en la capital de Artsaj, Stepanakert.

Lo dicho se refiere a dos importantes cuestiones:

- en primer lugar, a la participación de la República de Artsaj en las conversaciones por NK

- en el segundo, a los Principios de Madrid.

Ya desde el primer día en su cargo de Ministro, Nikol Pashinyan incluyó en la agenda de la política exterior el tema de la participación de la República de Artsaj en las negociaciones, que Azerbaiyán inmediatamente rechazó, declarando estar en contra. Por supuesto, nada más podía esperarse. Pero, a fin de que Azerbaiyán, estando en contra de ello, no intente arruinar el proceso de negociación y endilgar las culpas a Armenia, Pashinyan remarcó simultáneamente que este tema no es una precondición para la participación de Armenia en las negociaciones. “La participación de Artsaj en el proceso de negociación no es un capricho, ni menos aún, una condición previa, sino el hecho de dejar asentado simplemente, que la participación de Artsaj es crucial en la solución de la cuestión de Nagorno Karabagh”.

El siguiente tema clave, como mencionamos, son los 3 principios y los 6 elementos presentados por los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE años atrás, los cuales fueron denominados Principios de Madrid.



Recordemos: los puntos fundamentales de los Principios de Madrid son: el regreso de los territorios periféricos de Artsaj bajo control armenio a la supervisión de Azerbaiyán; concesión de un estatus intermedio a Artsaj; el aseguramiento de las garantías de autonomía y seguridad de la región; la apertura del corredor entre Armenia y Artsaj; en el futuro, la determinación del estatus jurídico final de Nagorno-Karabagh sobre la base de la expresión jurídicamente vinculante de la voluntad de sus pobladores; el otorgamiento de los derechos de los refugiados a sus antiguos lugares de residencia; las garantías internacionales de seguridad, incluidas las actividades de mantenimiento de la paz.

Por cierto, Armenia nunca ha aceptado este documento, pero lo ha reconocido como una base para evitar que el proceso de negociación fracase. Sin embargo, siempre ha sido obvio para nosotros que estamos tratando con principios altamente peligrosos para la parte armenia.

En este sentido, la declaración hecha por el primer ministro armenio en Stepanakert fue muy importante, en el sentido de que nosotros necesitamos tener en claro los 3 principios y los 6 elementos del documento de Madrid; “¿Qué pueden significar estos principios en la práctica, y de quién es el derecho de interpretarlos? Esto es importante, dado que la interpretación tal como la hace Azerbaiyán es inaceptable para nosotros”. Pashinyan también enfatizó que la base esperable del proceso de negociación actual deberían ser las “estipulaciones que no den lugar a diferentes lecturas”, enfatizando que "estamos listos para este tipo de conversación también".

De esta forma, las expectativas sobre lo que ocurra en Viena son las siguientes:

Primero: especificación de las cláusulas del documento denominado Principios de Madrid, que no sólo no emana de los intereses de Armenia y Artsaj, sino que además fomenta la beligerancia. Además, es tal vez un momento certero para negarse inteligentemente a ellos, demostrando la ineficacia de estos principios a los copresidentes. Creemos que esta será la gran contribución de Pashinyan a las partes armenias en las negociaciones por Artsaj.

Segundo: que Nikol Pashinyan incorpore a la agenda de negociación y, presente finalmente a la comunidad internacional el importantísimo argumento de que la política seguida por Azerbaiyán contra Artsaj no es más que una parte del genocidio cometido contra los armenios a lo largo de 130 años.

Tercero: el cumplimiento de los acuerdos de Viena, San Petersburgo y Ginebra, por cuya omisión las fuerzas políticas armenias acertadamente no le perdonan a Nikol Pashinyan, considerándolo una consecuencia de su prisa, de su confianza en sí mismo y la sobrevaloración de sus propias fuerzas.

Noticias

Noticias similares