¿Cómo y qué puede oponer Armenia al acercamiento ruso-turco?

am es
incpes-ou-inc-hakadri-hayastane-rous-tourqakan-mercecmane

MKHITAR NAZARYAN

 

Rusia es el principal proveedor de gas a Turquía, por delante de Irán. Turquía es el segundo país en importar gas ruso, por detrás de Alemania. A través del gas ruso, Turquía satisface las necesidades básicas de su mercado energético, y Rusia aumenta el volumen de gas exportado a Turquía, compensando en cierta medida los volúmenes de gas no suministrados a Ucrania. Rusia exporta anualmente 29 mil millones de m3 de gas natural a Turquía. Un indicador serio e intereses serios, los que inevitablemente servirán para acercar también los intereses políticos de ambos países.

 

Por supuesto, el cuadro antes mencionado de la cooperación energética ruso-turca no es deseable para Armenia y no hay perspectivas favorables para los intereses del Estado de Armenia. Ahora, ese cuadro indeseable y la perspectiva desfavorable están mostrando signos de profundización y fortalecimiento. Se complementan con una nueva asociación llamada Turkish Stream.

 

A través de uno de los dos oleoductos de 910 km de largo que atraviesan el Mar Negro, se planea entregar gas ruso al mercado turco, y mediante el otro, llevarlo al mercado europeo. La capacidad anual de cada tubería de la corriente turca debe ser de 15,75 mil millones de m3. La agencia de noticias estatal turca Anadolu, dijo que para fin de año el gas ruso fluirá desde la ciudad de Anapa hasta el distrito turco de Kiyikoy, desde donde la terminal de distribución abastecerá varios asentamientos y satisfará la demanda anual de gas de más de 15 millones de hogares.

 

Actualmente, la construcción de la tubería está en marcha en la costa traciana del Mar Negro y está próxima a finalizar. Se prevé que la corriente turca suministre anualmente 31.500 millones de m3 de gas natural. Entonces, para fin de año, los resultados del Turkish Stream serán tangibles. Rusia eliminará la dependencia del tránsito a través de Ucrania en las entregas de gas a Europa, y Turquía aumentará su relevancia de tránsito, por lo que generará ingresos adicionales. El suministro de gas ruso también es importante para Turquía en el sentido de que estos oleoductos no están sujetos a ataques de milicianos kurdos.

 

De hecho, la asociación ruso-turca se ve fortalecida por el componente económico-financiero. ¿Qué está haciendo Armenia o qué puede hacer? La intervención directa, por supuesto, está en el ámbito de las ilusiones, pero estimular procesos paralelos puede ser algo bastante real. Por ejemplo, a medida que crece la importancia del tránsito a través del Estado turco, Armenia puede pensar en desarrollar su propia relevancia en ese sentido. Para empezar, lo más realista podría ser desarrollar una cooperación de tránsito con Irán y entregar gas de este país a Georgia a través de la República de Armenia. Técnicamente es absolutamente posible. Existe un gasoducto Irán-Armenia con una capacidad de 2.300 millones de m3 por año, pero hoy opera al 15% de su capacidad. Si logramos entregar gas iraní a Georgia, puede preparar el terreno para una perspectiva de tránsito de gas a Europa a través de Armenia.

 

Vayamos a Rusia. Para mejorar aún más la importancia regional de Armenia para ese país, debemos aprovechar la oportunidad de transformar a Armenia en un puente entre la Unión Económica Eurasiática e Irán. Armenia puede cargar sobre sus hombros la misión de vincular el mercado de 80 millones de iraníes con el de los 180 millones de habitantes de la UEE, en función de sus dos ventajas principales: sus relaciones amistosas especiales con Irán y el hecho de que es el único estado de la UEE que comparte frontera estatal con Irán.

 

Y de esta manera, hay que seguir buscando nuevos pasos para aumentar el peso político y económico de Armenia, como respuesta al acercamiento ruso-turco.

Noticias

Noticias similares