Cocina Armenia. Sujuk de carne

am es
incpes-patrastel-msi-soujoux

El Sujuk de carne es un embutido muy difundido en la gastronomía armenia, que no requiere de procesos de cocción. Para su preparación, generalmente se utiliza carne bovina, aunque también está difundido el agregado de carnes de cerdo o cordero (según disponibilidad), y una amplia variedad de especias y aditivos que determinan no sólo el sabor final, sino también su conservación. Tiene además, una amplia difusión entre los países balcánicos, Oriente Medio y Asia Central.

Ingredientes:

Carne vacuna - 400 g

Carne de cordero o cerdo – 400 g

Tripa de cerdo o cordero – 500 g

Pimienta negra en polvo – 1 cucharadita

Pimentón rojo – 1 cucharadita

Paprika – 1 cucharadita

Nuez moscada en polvo – ½ cucharadita

Chemen – 1 cucharadita

Sal fina – 1 ½ cucharada

Vino espirituoso - 30 ml

Azúcar – 1 cucharadita

Modo de preparación del relleno:

Picar la carne groseramente o cortar a cuchillo en trozos finos. Colocar en un recipiente amplio donde se le añadirán las especias, la sal y el azúcar. Tras revolver bien, echar el vino espirituoso. Volver a mezclar y luego dejar en congelador durante un día (no se recomienda el freezer). Al día siguiente lavar y acondicionar la tripa que será rellenada con la máquina de picar y su correspondiente embudo de cuello largo. Rellenar sin dejar burbujas de aire y armar chorizos que pueden variar entre 20-30 cm, atando los extremos. Una vez completado el proceso de rellenado, se los debe colocar sobre una tabla de madera alargados o curvados en forma de herradura, dejando espacios entre cada uno. Colocar otra tabla similar encima y peso suficiente para que los Sujuk se aplasten bien, dejándolos en lugar fresco y ventilado durante un día. Pasado ese tiempo, repetir el proceso luego de haber invertido cada Sujuk. Trascurrido el segundo día, ya tienen la forma definitiva y se los debe colgar sueltos, también en lugar aireado y fresco. El último proceso es hacerles rodar firmemente el palo de amasar, uno a uno cada día, volviéndolos a dejar colgados hasta secarse definitivamente, lo que suele ocurrir entre 15 y 20 días.

El Sujuk de carne es un embutido muy difundido en la gastronomía armenia, que no requiere de procesos de cocción. Para su preparación, generalmente se utiliza carne bovina, aunque también está difundido el agregado de carnes de cerdo o cordero (según disponibilidad), y una amplia variedad de especias y aditivos que determinan no sólo el sabor final, sino también su conservación. Tiene además, una amplia difusión entre los países balcánicos, Oriente Medio y Asia Central.

Ingredientes:

Carne vacuna - 400 g

Carne de cordero o cerdo – 400 g

Tripa de cerdo o cordero – 500 g

Pimienta negra en polvo – 1 cucharadita

Pimentón rojo – 1 cucharadita

Paprika – 1 cucharadita

Nuez moscada en polvo – ½ cucharadita

Chemen – 1 cucharadita

Sal fina – 1 ½ cucharada

Vino espirituoso - 30 ml

Azúcar – 1 cucharadita

Modo de preparación del relleno:

Picar la carne groseramente o cortar a cuchillo en trozos finos. Colocar en un recipiente amplio donde se le añadirán las especias, la sal y el azúcar. Tras revolver bien, echar el vino espirituoso. Volver a mezclar y luego dejar en congelador durante un día (no se recomienda el freezer). Al día siguiente lavar y acondicionar la tripa que será rellenada con la máquina de picar y su correspondiente embudo de cuello largo. Rellenar sin dejar burbujas de aire y armar chorizos que pueden variar entre 20-30 cm, atando los extremos. Una vez completado el proceso de rellenado, se los debe colocar sobre una tabla de madera alargados o curvados en forma de herradura, dejando espacios entre cada uno. Colocar otra tabla similar encima y peso suficiente para que los Sujuk se aplasten bien, dejándolos en lugar fresco y ventilado durante un día. Pasado ese tiempo, repetir el proceso luego de haber invertido cada Sujuk. Trascurrido el segundo día, ya tienen la forma definitiva y se los debe colgar sueltos, también en lugar aireado y fresco. El último proceso es hacerles rodar firmemente el palo de amasar, uno a uno cada día, volviéndolos a dejar colgados hasta secarse definitivamente, lo que suele ocurrir entre 15 y 20 días.

Noticias

Noticias similares