Irán-Azerbaiyán. ¿Se esperan nuevas tensiones?

am es
iran-adrbejan-nor-larvacoutyoun-e-spasvoum

VAHRAM ATANESYAN

 

En los próximos días se realizará en Sochi la reunión de alto nivel Rusia-Irán-Azerbaiyán. El servicio de prensa del presidente iraní ya ha anunciado las conversaciones Putin-Rohaní-Aliyev. El tema principal es la puesta en marcha del llamado corredor de transporte "Sur-Norte". El asunto se refiere al corredor ferroviario que conectará el golfo Pérsico con los puertos del noroeste de Rusia que pasan por Azerbaiyán. La mayoría de los expertos considera que el proyecto es puramente político, generado por Azerbaiyán con el objetivo de contrarrestar el programa de puertos del Mar Negro Irán-Armenia-Georgia. Existe la impresión de que Irán no está inspirado con las ambiciones de Azerbaiyán, por lo que no tiene prisa. Hace dos años, Azerbaiyán se vio obligada a interesar a la parte iraní al otorgar un préstamo en condiciones favorables de aproximadamente USD 500 millones para el ferrocarril Jazvin-Rasht. Sin embargo, la perspectiva de relacionar el puerto iraní de Bandar Abbas con el golfo Pérsico de Astara sigue siendo incierta. Habrá que esperar las declaraciones oficiales y los análisis de los expertos, para saber qué se establecerá en la cumbre Rusia-Irán-Azerbaiyán.

 

Hasta entonces, sin embargo, vale la pena prestar atención a varias publicaciones de la prensa azerbaiyana que abordan el tema de la profundización de los desacuerdos con Irán sobre el Mar Caspio. El punto es que el hijo del último monarca iraní, Reza Pehlevi, que vive con residencia permanente en Estados Unidos, criticó dura e inesperadamente a Teherán, acusándolo de ignorar los intereses nacionales iraníes en el mar Caspio. Según los medios azeríes, la explicación oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní es que el acuerdo sobre el estado legal del mar Caspio firmado el año pasado en Aktau, Kazajstán, "no tiene fuerza legal". Según el documento, Irán le corresponde el 11% de la superficie del mar Caspio. En el caso del antiguo acuerdo soviético-iraní, el mar Caspio era compartido por la URSS e Irán.

 

El comentario realizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores iraní en Bakú ha causado pánico. La parte azerbaiyana cree que Irán puede retirarse del acuerdo sobre el estado legal del mar Caspio y presentar demandas a Azerbaiyán. Esto se refiere al posible lanzamiento de los trabajos de prospección geológica de los recursos petrolíferos y gasíferos en el mar Caspio por parte del lado iraní.

Una aguda disputa iraní-azerbaiyana sobre el tema surgió a mediados de la primera década de 2000 cuando las fuerzas aéreas iraníes obligaron a Azerbaiyán a suspender la exploración de petróleo y gas en un sector del mar considerado conflictivo. Estas zonas de explotación al día de hoy no han sido exploradas. La prensa informó que las partes están discutiendo la posibilidad de realizar estudios geológicos conjuntos en el mar Caspio.

 

En Bakú sospechan que Irán está haciendo otra oferta. En el lado azerbaiyano incluso existe la impresión de que las autoridades iraníes están "secretamente conectadas con el hijo del último soberano y expresan sus ambiciones a través de sus labios". Cuán probable es esta opinión, es extremadamente difícil de decir. El hecho es que el Ministerio de Relaciones Exteriores iraní considera que el acuerdo relacionado a la situación normativa del mar Caspio es legalmente no vinculante. Y eso significa que Irán puede apelar a medidas prácticas. Aparentemente, Azerbaiyán no tiene las herramientas para contrarrestar esto y ha adoptado una postura abiertamente aventurera.

En uno de los informes de la prensa, existe una amenaza directa de que si Irán considera que el estatus legal del mar Caspio no es legalmente vinculante, entonces el principio de que las fuerzas navales de países no caspianos no pueden desplegarse en el mar Caspio, también se invalida. De esa forma, Azerbaiyán da a entender que puede asignar su espacio marino a otro país para construir una base naval para disuadir a Irán. ¿De qué país se trata? Al respecto sólo se puede hacer suposiciones. En la cuenca del Caspio, tanto Gran Bretaña como Estados Unidos tienen interés en el transporte de energía. Pero esta es una perspectiva muy vaga para Azerbaiyán, porque en este caso surge la cuestión de la respuesta de Rusia.

 

Rusia de ninguna manera estará de acuerdo en que se establezca una presencia militar británico-estadounidense en el mar Caspio. Y probablemente es por eso que está transfiriendo rápidamente su base del Caspio desde Astrakán hacia el sur, acercándose a la zona de conflicto Irán-Azerbaiyán. Está anunciado que en Sochi también tendrá lugar una reunión aparte entre Rohaní y Aliyev. No se excluye que las preocupaciones planteadas sean discutidas al más alto nivel. ¿Las partes llegarán a un acuerdo? Las crecientes tensiones en las relaciones Irán-Azerbaiyán ya son un hecho. ¿Qué seguirá a esto?

 

Noticias

Noticias similares