La tierra es un ente vivo, tiene su alma, y sin patria, sin un fuerte lazo con la propia tierra, el hombre no puede encontrarse a sí mismo, a su alma.
Martirós Sarian

El pueblo despertó y se procura seriamente su educación, la que es nuestra única salvación. Carta de Komitas a Arshak Chobanian

am es
joxovourde-stapvel-e-e-lourj-kerpov-ousman-heteicn-e-gnoum--or-miak-prkoutyounn-e-mer-komitasi-namake-arsak-copanyanin

A continuación reproducimos la carta enviada por Komitas Vardapet desde Echmiadzín a Arshak Chobanian, el 5 de julio 1908.

 

"Querido Arshak,

Hace mucho que no te he escrito una carta. Este año ya finalizó. Estoy conforme de mí mismo; este año ofrecí 5 conciertos y di 6 conferencias. Preparé y comencé con decenas de publicaciones simultáneas del “Hay keghchúg knar” para las escuelas y para el uso cotidiano. He preparado bastantes canciones para piano. Adelanté mis investigaciones sobre los jaz y preparé a mis alumnos. Mi primer alumno, el diácono Stepán, ya egresó en Berlín y en agosto viene a Surp Echmiadzin.

Este año no puedo ir a la casa de veraneo, tengo muchas cosas para copiar. Pero debo decir que por acá también el tiempo está fresco.

El hecho de que no hayas venido nos entristeció mucho. Yo y mis amigos esperábamos ansiosamente que vinieras. Eres un desgraciado; si quisieras, hubieras podido venir. Así aprendiste en París, que no puedes separarte. Sabes lo efectivo que sería para ti venir. Faltaste inutilmente. Sea como fuere, como puedo ver, yo puedo ir más rápidamente a París, que tú aquí, y te traeremos aquí a los tirones para que conozcas al pueblo original en su tierra natal.

Ahora las circunstancias están mejorando; el pueblo despertó y se procura seriamente su educación, la cual es nuestra única salvación, el pedestal de nuestra vida y de la futura.

Tal vez hayas ido a veranear. Por supuesto, verás y les darás muchos saludos a nuestros amigos Gevó y los demás.

De igual manera, cuando los veas, envía mis saludos amorosos a nuestro Shahmurad, a Guevrek, y especialmente a los Hovaguimian y nuestros comensales; particularmente a Yervand Manuelian y a ti.

Hoy le escribí también una carta a Melikian.

 

Mis muy amorosos saludos

Con besos, tu Komitas

 

Fuente: Museo-instituto Komitas.

Noticias

Las más leídas

Noticias similares