La gran escultora armenia Hripsimé Simonyan

es
la-gran-escultora-armenia-hripsime-simonyan

Artista nacional, escultora y alfarera armenia, Hripsimé Simonyan es la fundadora del arte aplicado en Armenia. Merecidamente hermosas cerámicas y esculturas le trajeron  gran fama.
 

Después de graduarse en la Academia de Artes de Georgia en la carrera de escultura, con los profesores Y. Nikoladze y B. Shebuev, en 1945 Hripsimé recibió el título de artista de cerámica. Diez años después, ella comenzó a enseñar, y en 1965 se convirtió en profesora asistente en la facultad de escultura del Instituto Estatal de Arte y Teatro de Yereván. Vale la pena señalar que ella fue quien le dio fuerza y ​​energía a la enseñanza en el rubro.

Estatua "Armenuhí", en el Parque de los Enamorados

 

"La chica de Van", en la calle Abovyan

Su taller, lleno de esculturas de cerámica, parecía un museo en miniatura de arte popular. Originalidad y brillo inusuales se perciben en las obras de la artista. En su trabajo, prevalece la imagen de una mujer armenia, llena de calidez y ternura. Sus obras se pueden encontrar en los rincones más queridos de la capital: "Armenuhí", una de sus obras más conocidas, se encuentra en la calle Abovyan de la capital.  Otras obras famosas de la artista: en porcelana y loza, el plato "Miniatura armenia" (1945), el plato de pared "Ornamento armenio" (1953), "Retrato del padre" (1947), "Zangezur", así como una serie inspirada en danzas tradicionales armenias,  "Uzundará", "Kelé-kelé", "Nazelí”.

Creó varias esculturas inspiradas en referentes de la cultura, el compositor Aram Khachaturyan, el profesor K. S. Sarajev, los poetas A. Isahakyan y H. Tumanyan, los escritores St. Zoryan y J. Abovyan, los profesores R. L. Paronyan, S.S. Smyrensky y otros.

Hripsimé Simonyan trabajó en la técnica del esmalte restaurador, es decir, una abertura vítrea en cerámica. Esta técnica también era conocida por nuestros antiguos alfareros, pero Hripsimé presentó sus innovaciones, embelleciendo y agregando sutileza y ternura. Jarrones, platos con varios adornos armenios se asemejan a los frescos únicos de los monasterios abandonados que enamoran al viajero a primera vista. A través de su trabajo, ella expresa sus sentimientos y pensamientos. Para familiarizarse con el trabajo de artistas folclóricos y mejorar su técnica, en 1946-1947 Simonyan organizó un viaje por distintas regiones de Armenia, después de lo cual comenzó a hablar en los congresos de artistas, conferencias y en forma impresa, en columnas en diarios especializados sobre arte decorativo aplicado al arte popular. Llevó una vida creativa muy activa; participó en exposiciones internacionales, recibió varios premios internacionales y recibió el alto título de “Artista del Pueblo de Armenia”.

Sus obras se conservan en la Galería Estatal de Arte de Armenia, el Museo Literario de Armenia, el Museo de la Casa Isahakyan, el Museo de la Casa Zoryan (Vanadzor), el Museo Memorial K.S. Sarajev, el Teatro de Drama Armenio en Tiblisi, el Museo Estatal de Cerámica, la "Finca Kuskovo del siglo XVIII", en Moscú, el Teatro del Ejército Soviético en Moscú, entre otros.

Noticias