La voz universal de Flora Martirosyan

es
la-voz-universal-de-flora-martirosyan

Flora es la cuarta hija de una familia gyumretsí. Su padre Artashés era maestro de deportes y su madre Siranush, ama de casa, poseía excelentes habilidades vocales, que Flora heredó. La niña estudió piano en una escuela de música, mientras que cantar no era más que un pasatiempo para ella. “Todos predecían que yo sería una gran pianista”, recordó Flora. “Sinceramente, yo misma lo pensaba. Pero la canción ganó”. El maestro Aram Merangulyan organizó un gran concurso musical en la primavera de 1973, en Yereván. Hubo 800 participantes; la primera etapa duró 7-8 días. Luego de finalizar esta exigente selección, Flora fue invitada a la Filarmónica del Estado.

A partir de entonces, comenzaron las actuaciones en la televisión y radio. La canción "Tsov Astghik” interpretada por Flora durante 15 años consecutivos, fue reconocida como la mejor canción. En 1978 la joven cantante se convirtió en la ganadora del Festival Internacional en Hamburgo; en 1987  se graduó en el Conservatorio Estatal de Yereván “Komitás”; sus permanentes giras abarcaron alrededor de 70 países.

En 1991, el esposo de Flora, el periodista Gragat Gevorgyan, fue invitado a trabajar a los Estados Unidos, pero cuatro años después la familia regresó a su tierra natal, y la cantante continuó su carrera musical. Además de su actividad con los recitales, de 1997 a 2001 dirigió la Escuela de Música de Yereván que lleva el nombre de “Armén Tigranyan”. Más tarde, después de haber retornado  a los Estados Unidos, Flora Martirosyan fundó la Academia Internacional de Música “Komitás” en Los Ángeles, donde no sólo los jóvenes armenios, sino también los estadounidenses podían estudiar. La conexión con Armenia y su cultura estaban muy presentes en la familia, y en ese espíritu la pareja crió a sus dos hijos. Siendo una verdadera patriota y una persona increíblemente activa, en 2006 Flora organizó el “Festival Competencia Internacional Pan-Armenia”, a la que asistieron más de 2000 artistas de Armenia y otros países, entre los que aparecieron por primera vez muchos jóvenes talentos.

En 2007, Flora conoció al cantante y compositor Michael Stone, hermano de la mundialmente famosa estrella de cine Sharon Stone. Para entonces, Michael ya era un gran admirador del talento de la cantante y consideraba que su voz era la “voz del universo”. "Michael dijo que cuando canto “Dle yaman”, algo surge dentro de él que inmediatamente le hace querer levantarse y luchar contra la violencia en el mundo; verdaderamente un tema potente”. “Decidimos cantar en dueto”, dijo el cantante en una entrevista. Como resultado, nació el proyecto “Never Again” y se fundó la organización benéfica “Artists for Peace”. Famosos artistas, estrellas de Hollywood, unieron sus voces por el poder de la canción, para transmitir a la gente la importancia de prevenir crímenes contra la humanidad, decir no a la negación del Genocidio Armenio, y exhortar a la comunidad internacional por la paz. En 2009, sobre la base del dúo Martirosyan-Stone, se rodó el film “Stop People”, en el que interpretan de manera increíble el famoso "Dle Yaman".

"Concebimos esta película como una especie de protesta contra las guerras y la violencia. Se basa en el tema del Genocidio Armenio. La película transmite cómo los armenios perciben este trágico evento, pero también cómo lo perciben los turcos, griegos y estadounidenses. En la película, los representantes de estas etnias diferentes se comunican entre sí en internet y eventualmente se hacen amigos”.

El 1 de octubre de 2011 en Los Ángeles, se celebró un concierto en el que participaron Stevie Wonder, Eric Benet, Bobby Brown y otras estrellas. Flora Martirosyan recibió un diploma especial de parte del congresista estadounidense Bred Sherman por sus especiales e invaluables servicios a la comunidad armenia y por su arte en pos de la paz mundial. Este concierto fue el primero de la grandiosa gira mundial planeada, dedicada a la memoria de las víctimas del Genocidio Armenio, que se conmemoraría el 24 de abril de 2015 y culminaría en Armenia, pero tales eventos estaban destinados a tener lugar sin Flora.

El 20 de noviembre de 2012, en Los Ángeles, la cantante murió  debido a complicaciones después de la operación por una enfermedad contra la que luchaba hace tiempo. Tres días antes de su muerte, había dado su último concierto.

No hay una sola casa en Armenia donde su voz única, profunda y conmovedora, no suene. En la diáspora, la cantante fue llamada la “reina de la canción armenia”. Todas sus actividades fueron enfocadas hacia la divulgación del arte armenio.

 

Noticias

Noticias similares