La fortaleza de Lorrí, testigo milenaria de la historia armenia

am en es ru
lori-berde-hay-patmoutyan-1000-amya-vkan

 

 

La fortaleza de Lorrí es una inexpugnable fortificación medieval ubicada en el marz homónimo, a 5 km al noreste de Stepanavan, sobre la margen izquierda del río Dzoraget. Fundada por el hijo del rey Ashot III, David Anhoghin, muy probablemente entre 1005-1020. En 1065, después de que la ciudad de Shamshulde fuera conquistada por el rey Bagrat IV de Georgia, Gurgen I (también Korike, Gurige o Kiurike) (1049-1089) convirtió a Lorrí en la capital del reino de la dinastía Giurigyan. Ubicada en la ruta comercial del norte, Lorrí ha sido un importante centro comercial durante la Armenia medieval. Las rutas comerciales estaban conectadas con Ani, Dvin, Dmanisi, Tbilisi y otras ciudades.

 

La Fortaleza de Lorrí junto a la quebrada del río Dzoraget (vista al norte)

 

Entre los siglos XI-XIII llegó a tener alrededor de 10 mil residentes. El área encerrada dentro de la primera muralla perimetral de la ciudad (aproximadamente 9 hectáreas) sirvió como ciudadela. En 1105 Lorrí fue ocupada brevemente por los selyúcidas, y en 1118 por las tropas georgianas, se convirtió en propiedad de los Orbeli georgianos con sus tierras circundantes. En 1185 pasó a manos de Sargis Zakaryan, y luego de morir, a sus hijos Ivane y Zakare Zakaryan. En junio de 1236, el ejército mongol liderado por Chormaqan ocupó y destruyó por completo la ciudad, saqueó los tesoros de Shahnshah Zakaryan y destruyó la tumba de la capilla, atribuida a la esposa de David Anhoghin. En 1430 Lorrí fue reconquistada por los Orbeli armenios.

 

 

Entre los años 1562 a 1734, en su condición de importante fortaleza militar, Lorrí estuvo en poder de los turcos, persas y, a veces, de los georgianos. Al fines del siglo XVIII, perdió su relevancia, pasando a ser una fortaleza común donde se establecieron refugiados desplazados de varios lugares, y fue precisamente de la ciudadela donde surgió una aldea homónima, que fue abandonada entre 1926-1930 (actualmente, la aldea Lorrí Berd se encuentra a unos 2 km de Lorrí).

 

La garganta del río Dzoraget

 

La fortaleza de Lorrí comprende unas 35 hectáreas, y se extiende sobre una amplia meseta a 1.490 m sobre el nivel del mar, entre el río Dzoraget y su afluente Misjaná, cuyas profundas gargantas hacen que la fortaleza sea inaccesible por sus tres lados. Desde el sector noroeste de la ciudadela –relativamente accesible-, se extiende un muro de 214 m de longitud, con torres alternadamente redondas y rectangulares, con una sola entrada en la esquina que da al noroeste. El ancho del amurallamiento alcanza, en partes 20 y en otras, de 20-25 m de altura. En toda su extensión se ha cavado un canal de agua a la manera de trinchera de protección. A unos 500 metros al noroeste de la muralla de la ciudadela, se extendía el murallón de la ciudad, del cual hoy sólo quedan vestigios.

 

 

Además de las barreras naturales, en las gargantas periféricas de la ciudadela también se construyeron obstáculos artificiales. Al principio, en Lorrí, los Giurigyan, luego los Zakaryan y sus sucesores construyeron palacios, iglesias, baños públicos, etc.; y en las profundas quebradas, puentes y khachkares. También fue construido un canal subterráneo, que llegaba al río Misjaná y finalizaba en una torre, siendo utilizado para mantener el contacto con el mundo exterior y obtener agua potable cuando era necesario.

 

Uno de las salas de baño halladas durante las excavaciones de 1966

 

En Lorrí, desde 1966, equipos de expedicionarios de la Universidad Estatal de Yereván llevaron a cabo valiosos estudios arqueológicos. Fueron descubiertos 2 baños de los siglos XI-XIII. Uno compuesto por un vestidor, 3 salas con piscinas, una estufa y un depósito de agua fría, y el otro, un vestidor, una sala de baño y otra de calefacción. Los baños y vestidores constan de pisos dobles, entre los cuales circulaba vapor y aire caliente que emanaban de una caldera, los que mantenían caliente el piso superior. Las paredes internas están cubiertas con azulejos multicolores de cerámica esmaltada.

 

Vestigio de un caño de arcilla que llevaba agua hacia los piletones de los baños

 

 

Además, fueron descubiertas una estructura palaciega de dos pisos (sólo se conserva el primer piso), 2 piscinas (con sus fuentes), también recubiertas interiormente con azulejos policromados. El nivel del agua en las piscinas era regulado por una tubería adecuada a través de la cual el agua excedente se vertía en la garganta del río Dzoraget. Como fuera antes mencionado, se halló un mausoleo en la capilla, atribuido a la esposa de David Anhoghin, que tenía 4 arcos cruzados que descansaban sobre 4 pares de pilares, desde donde se erigía la cúpula.

 

La capilla aun en pie

 

Con el fin de aliviar el peso del relleno de cobertura sobre la cúpula, se colocaron pequeñas formaciones ahuecadas de arcilla. Una de las casas más notables en el distrito residencial tiene la particularidad de contar con pinturas murales, que  a diferencia de otros monumentos de la época, son de naturaleza secular. En el sitio de la excavación se conserva una estructura rectangular cuyo interior está dividido en 6 secciones. La piedra de mihrab (nicho de oración construido en sentido hacia la Qibla) en la pared sur prueba que fue una mezquita musulmana (siglos XIV-XV).

 

 

En Lorrí, el basalto local fue utilizado como piedra de construcción. La ciudad fue abastecida con agua potable por cañerías de arcilla desde una distancia de 5 km, y el agua común fue suministrada a través de un canal abierto que fluía sobre la tubería. Otros interesantes objetos encontrados en Lorrí, incluyen herramientas de trabajo, armas, joyas, recipientes multiformes y pipas de arcilla, jarras de vidrio para contener agua; además utensilios de porcelana, vidriados, objetos de hueso y piedra, y monedas, que  sugieren que en Lorrí se desarrollaron muchos rubros artesanales. También se hallaron artículos importados de otros países (particularmente de Georgia, Persia, Asia Central y Mesopotamia).

Noticias

Noticias similares