La tierra es un ente vivo, tiene su alma, y sin patria, sin un fuerte lazo con la propia tierra, el hombre no puede encontrarse a sí mismo, a su alma.
Martirós Sarian

Los copresidentes del Grupo Minsk emitieron una declaración en vísperas de la próxima reunión de Pashinyan-Aliyev

am es
minski-xmbi-hamanaxagahnere-haytararoutyoun-en-taracel-pasinyan-alie-arajika-handipmann-endaraj

Los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE emitieron una declaración sobre la próxima reunión entre el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinyan, y el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev.

A continuación presentamos la declaración completa.

"En su declaración del 1º de marzo, los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE (Igor Popov, Rusia; Stefan Visconti, Francia y Andrew Schofer, EEUU) celebraron la predisposición del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, y el primer ministro, Nikol Pashinyan, para reunirse pronto bajo los auspicios de los copresidentes.

Los copresidentes del Grupo de Minsk, que colaboran estrechamente con los dos ministros de Relaciones Exteriores, se han estado preparando para este importante encuentro de líderes, que será el primer contacto directo de ellos, bajo sus auspicios.

Los copresidentes enfatizan la preservación de este ámbito, lo que permitirá llevar a cabo discusiones efectivas, y continúan evaluando positivamente la ausencia de muertes en la línea de contacto de este último tiempo. Los copresidentes también celebran algunos de los pasos iniciales que se están dando en la región con el fin de preparar a la población para la paz, y alientan a las partes a intensificar tales esfuerzos. Al mismo tiempo, los copresidentes reafirmaron la imperiosa necesidad de relajar las tensiones y de reducir la retórica incitadora. En este contexto, los copresidentes llaman a las partes a que se abstengan de hacer declaraciones y acciones que supongan cambios en la situación, que condicionen previamente el resultado de futuras negociaciones o que crean precondiciones que exijan modificaciones unilaterales en el formato sin el acuerdo de la otra parte o demuestren predisposición a la reanudación de las hostilidades.

Refiriéndose a algunas declaraciones públicas controvertidas sobre la esencia del proceso del Grupo de Minsk, los copresidentes reafirman que la solución justa y duradera de la cuestión debería basarse en los principios del Acta Final de Helsinki, en particular, con respecto al no uso de la fuerza o a la no amenaza del uso de fuerza, la integridad territorial e igualdad de derechos y la autodeterminación de los pueblos. También debe incluir elementos adicionales, como los que han propuesto en 2009-2012 los presidentes de los Estados de los copresidentes; entre estos: el retorno de los territorios que rodean Nagorno-Karabagh, al control de Azerbaiyán; un estatus intermedio para Nagorno-Karabagh que brinde seguridad y garantías de autogobierno; un corredor que vincule a Armenia con Nagorno-Karabagh; aclaración futura del estatus legal final de Nagorno-Karabagh mediante la expresión legalmente obligatoria de la voluntad; derecho de retorno a las regiones que habitaban de todos los desplazados internos y refugiados, así como también, garantías de seguridad internacional que incluirá también una operación de mantenimiento de la paz.

Los copresidentes expresan su opinión de que estos principios y elementos deben ser la base para una solución justa y duradera del conflicto y deben considerarse como una totalidad. Cualquier intento de considerar tal o cual principio o elemento como una prioridad haría imposible lograr una situación equilibrada.

Los copresidentes están listos para reunirse con los líderes y los cancilleres de Armenia y Azerbaiyán en cualquier momento y exhortan a los líderes a que reanuden sus conversaciones con un espíritu positivo en la primera oportunidad que se presente. El diálogo continuo y directo entre Bakú y Yereván bajo los auspicios de los copresidentes sigue siendo un elemento importante para crear confianza en el proceso del logro de la paz.

Los copresidentes continuarán discutiendo los problemas relevantes con las partes interesadas directamente afectadas por el conflicto, reconociendo que sus puntos de vista y preocupaciones deben ser tenidos en cuenta en cualquier caso de negociación de la solución.

Los copresidentes remarcan, que, de acuerdo con sus mandatos, continúan estando totalmente comprometidos a ayudar a las partes a encontrar una solución pacífica al conflicto. Los copresidentes también expresan su pleno apoyo al trabajo del monitoreo imparcial y crítico realizado por el representante personal del presidente en ejercicio de la OSCE y su equipo".

Noticias

Noticias similares