La tierra es un ente vivo, tiene su alma, y sin patria, sin un fuerte lazo con la propia tierra, el hombre no puede encontrarse a sí mismo, a su alma.
Martirós Sarian

Preocupante evolución del proceso eleccionario del Patriarca armenio de Constantinopla

am es
mtahogic-zargacoumner-polsi-hayoc-patriarqi-entroutyounneri-sourj

MKHITAR NAZARYAN

 

El trono del patriarca armenio de Constantinopla ha estado desocupado durante más de seis meses. La comunidad, sin líder religioso. La razón es la falta de un conductor espiritual que goce de la confianza y el apoyo incondicional de la mayoría. Tengamos en cuenta que las autoridades turcas tienen su influencia maliciosa en la conformación de esta atmósfera irreconciliable y unilateral. Han hecho y están haciendo todo lo que está a su alcance para anular el deseo de la comunidad y dictar la obligación del Estado. Está claro que para el trono patriarcal, las autoridades turcas quieren designar a una persona predecible y controlable. Otra cuestión es que la práctica viciosa de interferir y oprimir los asuntos religiosos de la minoría nacional ha sido parte inseparable de la práctica del Estado turco.

 

En la víspera, el nuevo reglamento del Ministerio del Interior sobre la elección de los patriarcas fue enviado al Patriarcado armenio de Constantinopla a través del municipio de Estambul. Este documento, en esencia, instruye a quién, bajo qué condiciones y de qué forma podrán ser propuestos como candidatos al cargo de patriarca armenio de Constantinopla. Ya existe descontento dentro de la comunidad armenia de Estambul, dado que la nueva carta establece algunas restricciones sobre la nominación de un patriarca. Los obispos en servicio espiritual fuera de Turquía no pueden ser nominados como candidatos, ya que según el reglamento sólo pueden proponerse aquellos obispos que están subordinados al trono de Constantinopla. Esto significa que el ex arzobispo de Alemania, Garegin Bekchian y el arzobispo Sepuh Chuldjian de Armenia quedan automáticamente excluidos de la contienda.

 

Aparentemente, los cálculos del estado turco se han visto superados por el hecho de que los clérigos que viven en Armenia y Alemania mencionados anteriormente son personajes indeseables, por lo que se ha intentado deshacerse de ellos a través de trucos legales. Señalemos, que antes de que se enviara la carta, el sentimiento de la comunidad sugería que probablemente las elecciones podrían ser ganadas por el arzobispo Sepuh. Pero ahora, con el nuevo estatuto presentado, la probabilidad de participación del citado clérigo se ha reducido a cero.

 

Como resultado, quedan dos candidatos que cumplen con estos requisitos y condiciones: el arzobispo Aram Ateshyan, presidente de la Asamblea Religiosa, y el obispo Sahak Mashalyan, el locum tenens patriarcal. De hecho, la comunidad armenia se ve obligada a elegir únicamente entre los dos. En tanto, a lo largo de la historia de Turquía, los candidatos nacidos en el extranjero de Turquía también han participado y han sido elegidos en los comicios patriarcales.

 

El diputado armenio del Partido de los Pueblos Democráticos pro-kurdos de Turquía, Garó Paylan, se ha hecho eco de esta astuta medida del organismo estatal y solicitó a sus compatriotas que protesten contra la nueva condición impuesta por el estatuto, ya que según su opinión, con ello fueron violados los derechos patriarcales de los candidatos.

 

Los miembros del organismo iniciador creado para organizar la elección del 85º patriarca armenio de Constantinopla decidieron convocar una reunión extraordinaria el 25 de septiembre, y aclarar su posición después de estudiar y debatir a fondo la Carta. Además, Mashalyan también tendrá que convocar una reunión religiosa y es poco probable que manifieste su oposición al estatuto enviado por el Estado turco. Es dable suponer, que la comunidad armenia de Estambul no tome ninguna medida de protesta, y que esa voz de protesta no sea transmitida por la Asamblea religiosa o el cuerpo iniciador al Ministerio del Interior. La comunidad armenia se verá motivada a no confrontar con las autoridades turcas, prefiriendo por temor no crear nuevos inconvenientes, en lugar de resolver el problema.

Noticias

Las más leídas

Noticias similares