El presidente Sarkissian pronunció un discurso en la Conferencia de Inversión Global invitando a los inversores a invertir en la nueva Armenia

am es
naxagahe-elouyt-e-ounecel-hamasxarhayin-nerdroumayin-hamajoxovoum-hravirelov-nerdroumner-anel-nor-hayastanoum
El presidente Sarkissian, quien se encuentra realizando una visita de trabajo a la Confederación Suiza, pronunció un discurso en la Cumbre de Líderes Globales que se llevó a cabo en el marco de la Conferencia Mundial sobre Inversiones.
En su discurso, el presidente de Armenia señaló que nuestro país, durante siglos ha sido una parte importante de la cooperación entre los pueblos en la encrucijada de civilizaciones, religiones, intereses y comercio.
Hablando sobre las perspectivas de desarrollo económico y atractivo de inversión en Armenia, el presidente Sarkissian mencionó que la cuarta revolución industrial -o revolución digital- comenzó en Armenia hace años, y hoy podemos decir con certeza que Armenia tiene el mejor sector de tecnología informática de la ex Unión Soviética. Varias grandes compañías del Silicon Valley con filiales en Europa, tienen sus representaciones en Armenia.
Luego, Sarkissian se refirió a la atracción de inversiones.
"¿Por qué alguien debería pensar en invertir en Armenia, un país pequeño con una población de 3,5 millones?
Me gustaría recordarles que la realidad es la siguiente: somos un país pequeño, pero una nación global. Hay 4-5 veces más armenios viviendo en el extranjero. Hay tantos armenios en Rusia como en Armenia. En la capital de Armenia viven tantos armenios, como los que viven en Los Ángeles, en Francia o en Medio Oriente. Este es un país pequeño, pero una nación global, lo cual es una gran ventaja en el siglo XXI. En este siglo, cuando el mundo se vuelve más y más pequeño, interconectado y activo, hay muy pocos estados y pueblos que tienen la ventaja de contar con esta red global.
Segundo, somos un Estado que tiene muy buenas relaciones culturales, económicas y políticas; en noviembre de 2017 firmamos un acuerdo con la Unión Europea. Al mismo tiempo, Armenia es parte de la Unión Económica Euroasiática. De hecho, Armenia es el único país que une a Europa con Eurasia en términos económicos. Y queremos seguir siéndolo.
El tercer factor es que, como ya he dicho, somos una nación global. En el siglo XXI, esta nación mundial está completamente involucrada con los eventos que tienen lugar en el país. Incluso durante la revolución, que no fue una revolución clásica de partidos políticos en el sentido de su organización, los participantes no eran solo ciudadanos de Armenia, sino también armenios que vivían en Argentina, Francia, el Reino Unido, Beirut o Madrás. Toda la Nación armenia, unos 12 a 15 millones, estuvo involucrada en el proceso de cambio político. Estas mismas personas participarán en la revolución industrial y en el desarrollo económico de Armenia.
El cuarto factor que me gustaría enfatizar es la importancia de la educación. En la era soviética, Armenia tenía un nivel muy alto de educación. No es casualidad que, además de los centros de investigación existentes en los campos de la física, la química y la biología, haya excelentes universidades en el país, y además funcione un centro de astrofísica de fama mundial en Byurakan. Hoy, esta tradición continúa, y nos enorgullece decir que tenemos fantásticos centros educativos en Armenia, y que incluso exportamos nuevas ideas y temas a Occidente. Hace unas semanas, abrió sus puertas el Centro TUMO en París, que ofrece tecnología de punta y educación digital. Esta es una vanguardia del siglo XXI, sobre cómo enseñar a los niños a convertirse en expertos en TI.
La educación es importante.
Y, por supuesto, también lo es la estabilidad de la economía. El año pasado, Armenia registró un crecimiento económico del 7,5%. Aunque tuvimos una revolución, este año registramos casi el mismo resultado. Es decir, nada cambió. Incluso después de un cambio político importante, la economía se mantuvo estable.
Armenia tiene el mejor sector financiero y bancario de la ex Unión Soviética. Hay bancos europeos, libaneses, chipriotas, griegos e iraníes que operan en nuestro país, es decir, hay un sistema bancario internacional, que también es muy estable.
Armenia es un país económica y financieramente estable. Cuando estudian los índices de Armenia en los sectores de la minería, la agricultura o el turismo, el nuevo gobierno persigue lograr una minería limpia y estable, y una agricultura natural en Armenia. Esperamos multiplicar varias veces el número de turistas.
Resumiendo y presentando la Armenia del siglo XXI, debo decir que nuestro país no sólo es nuevo, que tiene un nuevo Gobierno, liderazgo o ideas, sino también tiene renovado espíritu. Yo denomino a esta revolución no sólo una "revolución de terciopelo", sino también una "revolución de estilo armenio". Y en términos de desarrollo, la llamo "Armenia joven", no jóvenes por su edad, sino en el sentido de su espíritu juvenil, que es partícipe de la revolución industrial".
Al final de su alocución, el presidente Sarkissian invitó a invertir en la nueva Armenia, la del siglo XXI.
Noticias

Las más leídas

Noticias similares