¿Cuán realista es la creación de una zona franca en Shirak para activar su economía?

am es
orqanov-e-iratesakan-azat-tntesakan-gotin-siraki-tntesoutyan-asxoujacman-hamar

LISA GASPARYAN

 

El Gobierno aprobó hoy un proyecto para crear una zona franca en Gyumrí. El ministro de Economía de Armenia, Tigran Khachatryan, informó en la reunión de gabinete que la creación de una zona económica libre permitirá atraer inversores, crear empleos y promover el desarrollo de la provincia.

 

Gyumrí recibió esta noticia con admiración. Hasta tanto no se contemple en profundidad la verdadera naturaleza del tema, y no se estudie en qué beneficiará tanto a la región como a la ciudad, todos se expresan mediante manifestaciones bastante positivas.

“Esta zona franca está destinada a convertirse en un centro importante para los servicios logísticos del comercio electrónico. La zona económica libre se ubicará junto al aeropuerto internacional de Shirak, y tendrá un carácter híbrido para la logística y la elaboración, destinada a prestar servicio a los almacenes logísticos del comercio electrónico y los procesos de fabricación orientados a la exportación”, dijo Khachatryan.

 

HAY DZAYN indagó que aportes hará a Gyumrí, en qué medida son reales las perspectivas de los anuncios sobre los 13.000 nuevos empleos, la dimensión de la zona, calculada en 319 hectáreas y otros puntos inciertos. El profesor asociado y candidato de economía Artak Arakelyan, primero explicó qué representa el proyecto en sí mismo. “La creación de zonas francas tiene como objetivo originar un régimen especial de impuestos y aduanas, así como la introducción de procedimientos para reducir el papeleo, lo que creará un terreno fértil para que las empresas inicien y administren negocios más rápidamente. En realidad, esto se hace en alguna parte del país que sea vulnerable, y en estas condiciones, el Estado crea un régimen legal privilegiado".

 

Consultado por HAY DZAYN acerca de los plazos para obtener resultados tangibles, considerando el precedente de la zona franca de Meghrí, Arakelyan señaló que la economía es un sistema holístico y que darle privilegios a una zona del país y esperar que haya un desarrollo rápido, es un enfoque equivocado. “En este momento tenemos un grave problema de infraestructura: se trata del transporte. En este momento, todas nuestras rutas principales están en muy malas condiciones, desafortunadamente, se inició el tramo norte-sur y todavía está incompleto, lo que resultó en un mayor deterioro del que había antes. Tener una zona franca en la región de Shirak, pero no tener una infraestructura de transporte de evacuación altamente desarrollada, etc., eso ya deja sin efecto los privilegios fiscales o aduaneros. Pensar que con sólo crear una zona económica libre, habrá resultados garantizados en el futuro cercano o en un plazo breve, no es correcto. Es decir, la economía es muy delicada, requiere un enfoque sistemático y brindar ventajas económicas, pero se necesita desarrollar infraestructuras, se debe hacer marketing en el exterior; se debe fomentar la salida de la producción, es decir, buscar mercados", explicó el economista.

 

Le preguntamos si la zona de libre comercio se refería a los servicios logísticos del comercio electrónico; en caso afirmativo, qué tan prometedor sería para la provincia de Shirak. Arakelian explicó: “Este privilegio también se puede dar en Yereván, ya que el comercio electrónico no es una ventaja natural para la región de Shirak, que es sólo nuestra y debe promoverse un poco. El sector de la información no tiene estado, es un mundo virtual, las empresas pueden registrarse aquí, pero operar en otros lugares, evitar impuestos legalmente y beneficiarse”.

 

En Armenia, el comercio electrónico, el campo de la información siempre estuvo en condiciones privilegiadas. El economista señaló que en el pasado también teníamos leyes bien redactadas que no se aplicaban, y que hoy existe el mismo problema. Según nuestro interlocutor, sería más encomiable que la zona franca abarcara en general a todas las empresas de la región, para permitir que el sector privado elimine rápidamente los problemas que se habían acumulado a lo largo de los años. Según Arakelyan, esta es otra decisión política meramente declarativa que carece de justificación profesional; las prácticas del pasado se repiten y sólo dominan los procesos populistas.

Noticias

Noticias similares