El Lokum, rey de las golosinas orientales

am es
patrastoum-enq-rahat-loxoum

De todas las golosinas orientales conocidas, probablemente el Lokum sea la más solicitada a la hora de regalar o convidar en ocasiones especiales. Su nombre deriva de la expresión árabe “rahat al-hulqum”, que podría traducirse como “agradable al paladar”. Esta vez, HAY DZAYN les propone preparar Lokum surtido, como variante al clásico perfumado y saborizado con esencia de rosas. La variedad de frutas que pueden usarse es amplia, lo importante que se seleccionen las más jugosas, perfumadas y de sabor marcado.

Les recordamos que pueden dejar sus propias recetas y también sus comentarios y sugerencias acerca de este u otros platos que HAY DZAYN les propone a https://www.facebook.com/HayDzaynES/ , los cuales serán muy bienvenidos.

 

Ingredientes:

Almidón de maíz - 1 taza

Azúcar - 1 taza

Bayas o frutas - 1 taza

Agua - 2 tazas

Nueces, almendras y/o pistachos picados - 100g

Vainillina en polvo - 1 pizca

Azúcar impalpable - 1 taza

 

Modo de preparación:

Licúe separadamente las pulpas sin semillas. Mezcle el azúcar y el azúcar en polvo con 1/3 del licuado de frutas y 1 taza de agua. Cocine a fuego lento durante 5-7 minutos luego de romper el hervor. En otro recipiente, mezcle el resto del licuado con el almidón y 1 taza de agua, luego viértalo sobre la masa hirviendo, mezclando permanentemente. Es importante que en ningún momento se formen grumos. Hornee por 2-3 minutos, hasta que la masa esté firme.

Luego retire del fuego y agregue las nueces picadas (o bien pistachos o almendras) mezclando permanentemente. Tome un recipiente de vidrio y coloque en su interior un film de papel aceitado o polietileno. Incorpore la masa y extiéndala uniformemente. La altura de la capa formada no debe superar los 2-3 cm. Deje enfriar durante unas 8 horas, retire la masa del molde apoyándola sobre la mesa cubierta de una mezcla de almidón y azúcar impalpable y córtela en cubos con un cuchillo o disco para cortar pizza. Separe uno a uno los cubos y colóquelos en el bol con el almidón y azúcar impalpable, mezclando hasta que todas las caras estén impregnadas. Ya están listos para servir. Si desea conservarlos, puede hacerlo por tiempo indefinido siempre que lo confine en algún recipiente con abundante mezcla de almidón y azúcar impalpable.

Noticias

Noticias similares