La tierra es un ente vivo, tiene su alma, y sin patria, sin un fuerte lazo con la propia tierra, el hombre no puede encontrarse a sí mismo, a su alma.
Martirós Sarian

Desde una posición pro-Estatal

am es
petakanametoutyan-dirqeric

La declaración conjunta de los siete partidos sobre los sucesos en torno a la Corte, tal como hoy está aceptado en nuestro polarizado ámbito periodístico, se presentó al público distorsionada a través de la lógica única de los campamentos enfrentados, mediante acentuaciones deseables e indeseables, intentando una vez más, privar al público de la oportunidad de permear en la Declaración, dicho ilustrativamente: “tirando cada uno de la frazada para taparse”. Desde una posición opositora mordaz, una serie de medios de prensa, de acuerdo a su costumbre, sacaron de contexto ciertas palabras del comunicado y lo presentaron con el siguiente título: "Contrarrestaremos todas las acciones ilegales del Gobierno”, en relación a la declaración que los siete partidos hacían (hacen) referencia; a las vicisitudes ocultas tras el nombre de una reforma al sistema judicial, peligrosos emprendimientos, los que en caso de abusos, amenazan con sacudir la estructura tridimensional mutuamente contrarrestante y equilibrante.

 

Desafortunadamente, los llamados medios de comunicación oficiales del polo opositor hicieron lo mismo; incluso los blogueros que tenían una gran opinión sobre sí mismos, los mediocres convertidos de un día para el otro en perspicaces parlamentarios, quienes presentaron la declaración de los siete partidos -es más, a los partidos que la firmaron-, como un proyecto kochariano, sin caer en la cuenta de que con ello fortalecen las afirmaciones de algunos, en el sentido de que las llamadas “reformas positivas” judiciales de Nikol Pashinyan apuntan a privar de protección legal al 2º presidente de Armenia, similar a esa conocida parábola según la cual un campesino quema todo su establo porque adentro hay ratones…

 

Y ya que se abrió el tema de los ratones, me gustaría recordar a uno, que en el imaginario popular se lo conoce como "aghí-mug" (ratón salado), es decir un ratón que sólo puede existir en la imaginación de la gente, y que, parafraseando a Hagop Baronian, “se parece a algo que no existe”. Es una persona en cuyo documento de identidad está escrito Mike Kharabyan. Desde hace 25 años está tratando de “hacer kharab” (arruinar) el partido Demócrata Liberal RAG, entrando y saliendo de un agujero a otro en continuo movimiento, cortejando a este y a aquel para robarle un queso, engañando permanentemente a la gente, particularmente los funcionarios públicos, en especial, a quienes gustan de ser engañados. Recientemente, organizó una verdadera asamblea de ratones en Yereván y echando a un ser inocente e insensato, se sentó en su lugar, y con 16 personas en total hizo “elegir” una comisión de 17 integrantes -un fraude absoluto-, y comenzó a hablar desde una posición de “líder del RAG en todo el mundo”, entusiasmado por haber sido recibido por el primer ministro. Recientemente, se descubrió que este fraude instalado en la sociedad ‘democrática y justa’ de Arabia Saudita, fiel a su innegable talento de adulador, también tiene opinión formada en ocasión de la declaración de los siete partidos. Sí, en ocasión, y no al respecto. Está claro que su objetivo es mostrarle al Gobierno que no es una persona casual, que él no es un fraude, sino una autoridad “mundial”, lista para servir a cualquier precio, sólo que se le dé… un pedazo de queso para roer, en este caso, nuestro partido, que opera oficial y legalmente en Armenia desde hace 28 años. Y en esto no hay nada que sorprenda, especialmente para nosotros, los Ramgavar.

 

Lo sorprendente, sin embargo, fue la diligencia demostrada por nuestros colegas, los periódicos “Aravot” y “Haykakan Zhamanak” -el primero en su sitio web, el segundo en su edición de ayer-, difundiendo la declaración “del ratón salado”, bajo el indefinido o en extremo definido título de "Estamos apoyando". ¿Sabrá tal vez la honorable jefa editora del diario considerado el órgano semioficial de Armenia, que el susodicho Mike Kharabyan es justamente esa persona que, sobornando a uno de los líderes del Ministerio de Justicia (por entonces, en el sistema había funcionarios corruptos como ahora), en abril de 1996 hizo clausurar el periódico "Azg" durante 13 días, creando luego un falso “Azg”, y que la Corte sólo accedió a la instancia de queja del Azg, haciendo lugar a la protesta de nuestra comunidad de periodistas e intelectuales, y el juez Tigran Sahakyan emitió un veredicto (por primera vez en Armenia) en contra de su superior Ministerio (por entonces también había jueces justos, como los hay actualmente). Podría ser que la joven jefa editorial de "Haykakan Zhamanak" no supiera acerca de todo esto y no fuera consciente de a quién “apoya”, o de quién pretende recibir “ayuda”, pero ¿tampoco el personal de redacción de “Aravot” sabía que por esos días el director del mismo periódico suscribía artículos conducentes en contra del “ratón salado” y sus semejantes, denominándolos "Zapateros de Beirut"?...

 

Volviendo a nuestro tema original, la declaración de los 7 partidos, lo repetiremos una vez más. Todo nuestro sistema judicial realmente necesita reformas, pero no de la manera que fuimos testigos últimamente. El documento firmado por el RAG entre los 7 partidos es la prueba de su posición a favor del Estado y su construcción.

 

HAGOP AVEDIKIAN

Periódico Azg 

 
Noticias

Las más leídas

Noticias similares