La tierra es un ente vivo, tiene su alma, y sin patria, sin un fuerte lazo con la propia tierra, el hombre no puede encontrarse a sí mismo, a su alma.
Martirós Sarian

Turquía “está minando” sus relaciones con Occidente

am en es ru
tourqian-akanner-e-dnoum-aremoutqi-het-haraberoutyounneri-tak

Con cierta inexplicable obstinación, el gobierno turco continúa "colocando minas" bajo su relación con los Estados Unidos y Occidente. Sin haber “digerido” en forma indemne el acuerdo técnico-militar de compra de los sistemas de defensa misilística antiaérea S-400 de Rusia, ahora Ankara también ha abierto otro frente batalla con Occidente. Los causales son los barcos turcos aparecidos ilegalmente en la franja económica exclusiva de la República de Chipre. Están realizando trabajos de perforación con la finalidad de hallar reservas de gas natural.

 

Desde el otoño del año pasado, Turquía había enviado un barco perforador a las aguas de Chipre. Este año ya fueron enviados dos buques más al sector oriental del Mediterráneo. Muchos países y organizaciones internacionales han calificado este paso de Turquía como una intrusión en la zona económica exclusiva de Chipre. A Ankara se le han dirigido numerosas solicitudes y demandas para que mantenga su compromiso con las normas del derecho internacional y respete la soberanía de la República de Chipre. Pero todas estas apelaciones y solicitudes no han surtido efecto alguno en las acciones ilegales de las autoridades turcas. Y así, la UE se vio obligada a decidirse a aplicar sanciones a Turquía para que esta detenga las operaciones de perforación en las aguas costeras de Chipre.

 

Se espera que en 2020 el Consejo de Europa reduzca su ayuda financiera disponible para Turquía. La financiación se reducirá en EUR 146 millones. Al mismo tiempo, se propuso al Banco Europeo de Inversiones que revisara el apoyo financiero proporcionado a Turquía.

Turquía se opone a estas duras reacciones internacionales a través de acciones aún más duras y obstinadas. En particular, la Cancillería de Turquía ha emitido una declaración por escrito en respuesta a la decisión de la UE de imponerle sanciones, señalando que los turcos continuarán realizando operaciones de perforación en el Mediterráneo oriental, y que la decisión de la UE no tendrá ningún efecto sobre ellos. El ministro de Relaciones Exteriores Çavuşoğlu también declaró que si se toman semejantes decisiones con respecto a Turquía, esta activará aún más sus operaciones y enviará un 4º buque horadador junto a sus 3 barcos en el Mediterráneo oriental.

El curso de esta singular confrontación entre Turquía y Occidente en el Mediterráneo oriental promete una nueva fase de agravamientos que acumularán nubes negras no sólo sobre Turquía, sino también sobre la política regional.

 

La cuestión es que Turquía manipula el factor de los turcos que viven en la isla de Chipre y exige el reconocimiento de su igualdad de derechos con los griegos en el uso de los recursos naturales del Mediterráneo. Turquía violó el derecho internacional a través de su política de ocupación desde 1974, cuando las tropas turcas invadieron el norte de la isla de Chipre y la ocuparon. Parece que la comunidad internacional lo toleró. Y ahora Turquía además ha comenzado a invadir las aguas de Chipre y a apropiarse de las reservas de gas de la cuenca mediterránea, ya que todavía se siente invencible e impune desde los tiempos de la toma de la isla.

Noticias

Noticias similares