El pretexto de Trump y el argumento de Erdoğan

am es
trampi-patjare-e-erdoxani-patjarabanoutyoune

Washington continuó amenazando a Ankara con implicaciones políticas y sanciones económicas, mientras que Ankara replicaba mediante amenazas legales. El gobierno turco advierte que si los EEUU retiran su programa de producción en serie del caza F-35, apelarán ante el tribunal de Arbitraje Internacional, ya que Turquía ha invertido USD 1.400 millones en ese programa.

 

La causa de preocupación de los Estados Unidos es el acuerdo técnico ruso-turco que prevé el equipamiento de la Fuerza Aérea de Turquía con sistemas de misiles cenitales antiaéreos S-400 de producción rusa. Mientras que la explicación de Turquía es que, en el pasado, Estados Unidos se negó a proporcionar los sistemas misilísticos antiaéreos Patriot en condiciones favorables para satisfacer las necesidades del ejército turco. En cambio, los rusos ofrecieron condiciones de mutuo beneficio. Por lo tanto, Turquía apeló a Rusia por no haber podido adquirir los sistemas estadounidenses.

 

Como se esperaba, en el marco de la Cumbre del G-20 celebrada recientemente en Osaka, los presidentes de los Estados Unidos y Turquía se reunieron y trataron el tema de los S-400. La reunión se llevó a cabo a puertas cerradas y duró aproximadamente 30 minutos. En una conferencia de prensa conjunta antes de la reunión, Trump abordó la venta de los sistemas norteamericanos Patriot, que son ofrecidos a Turquía como alternativa a los S-400.

 

"Nuestras relaciones además se están desarrollando en la esfera militar. Al mismo tiempo, esperamos que nos hagan compras militares a gran escala", dijo Trump. Este último, se apresuró en culpar al gobierno de Obama por no permitir venderle a Turquía los sistemas Patriot en su momento.

 

En un breve encuentro informativo que siguió a la reunión, Erdoğan manifestó a los periodistas que Trump no ha dicho nada en firme sobre las sanciones, aunque incluso reciban los S-400 rusos dentro de los próximos 10 días.

La reunión a puertas cerradas de los presidentes deja muchas incertidumbres y dudas sobre la tensión en las relaciones turco-estadounidenses y el acuerdo técnico ruso-turco. Según el cuadro presentado por Erdoğan, Turquía en realidad no se retira y se prepara a recibir los sistemas antiaéreos rusos, mientras aparentemente no hay probabilidades de que se apliquen sanciones. Máxime, cuando Trump respondió a la pregunta acerca de ese asunto: "Es un poco complicado. Buscamos diferentes soluciones. Turquía es un amigo y socio comercial de los EEUU”.

 

¿Por qué Estados Unidos actúa con tan poca claridad y Turquía imperturbablemente?

Turquía, que mantiene su firme voluntad de comprar los sistemas rusos, aun oponiéndose a los otros aliados de EEUU y la OTAN, tiene al menos tres componentes en su motivación: militares, financieros y políticos.

 

El militar, es que los sistemas rusos tienen una ventaja significativa sobre los Patriot, y en general, sobre otros sistemas misilísticos antiaéreos similares. Los S-400 son capaces de destruir no sólo aviones y misiles balísticos tácticos, sino también vehículos aéreos no tripulados hasta una distancia de 27 km. En este contexto, la evaluación de los expertos británicos es totalmente comprensible: "Occidente produce los mejores aviones; Rusia, los mejores sistemas misilísticos antiaéreos".

 

La ventaja financiera es que los S-400, al ser comparativamente más perfeccionados que sus rivales occidentales, para Turquía son vendidos dos veces más baratos que, digamos, los sistemas Patriot norteamericanos.

Finalmente, el componente político es que con la adquisición de los sistemas rusos, Ankara está solicitando conducir una política independiente en el rubro defensa a los centros de poder occidentales.

 

El comunicado difundido por la Casa Blanca luego del encuentro Trump-Erdoğan manifiesta que “Trump expresó preocupación por la compra de los sistemas antiaéreos S-400 e instó a Turquía a cooperar con los EEUU en el sector de defensa, lo que fortalecerá aún más la alianza dentro de la OTAN”.

 

Sólo queda suponer que Turquía recibió el exhorto de los EEUU sólo a modo informativo, y no de práctica.

Noticias

Noticias similares