El premier Pashinyan y el Nuncio Apostólico del Vaticano José Bettencourt discutieron temas relacionados con el desarrollo de las relaciones Armenia-Vaticano

am es
varcapete-e-sourb-atori-araqelakan-nvirake-qnnarkel-en-hayastan-vatikan-kaperi-zargacman-harcer

El primer ministro Nikol Pashinyan recibió el 17 de julio al Nuncio de la Santa Sede del Vaticano en Armenia, arzobispo José Avelino Bettencourt.

 

Al dar la bienvenida al arzobispo Bettencourt, el premier armenio elogió sus considerables esfuerzos para fortalecer las relaciones entre Armenia y la Santa Sede. Según palabras de Pashinyan, la cooperación interestatal Armenia-Vaticano se basa en un diálogo político de alto nivel, como lo demuestra la dinámica de las visitas recíprocas y las reuniones oficiales de alto nivel. El premier señaló que Armenia está ansiosa por profundizar las relaciones bilaterales profundamente arraigadas, así como fortalecer los lazos entre la Iglesia Apostólica Armenia y la Iglesia Católica romana. El jefe del gobierno armenio habló sobre las reformas radicales y los procesos de cambio que tienen lugar en nuestro país.

 

 

Agradecido por la cálida bienvenida, el Nuncio Apostólico enfatizó que desde la independencia de nuestro país, Armenia y el Vaticano han mantenido relaciones privilegiadas, que aún se están desarrollando de manera efectiva. José Avelino Bettencourt dijo que estaba complacido de estar en nuestro país durante un período de cambios históricos y aseguró que la Santa Sede estaba lista para ayudar a Armenia en el camino hacia el desarrollo y el progreso.

 

Los interlocutores intercambiaron pensamientos sobre las perspectivas de una mayor profundización de las relaciones entre Armenia y el Vaticano. Pashinyan señaló que la estrecha cooperación entre ambos Estados se basa en valores cristianos compartidos y el hecho de que tienen un patrimonio histórico común, y como primer país cristiano, Armenia otorga especial importancia a los vínculos con la Santa Sede romana.

 

Nikol Pashinyan solicitó transmitir sus más cálidos deseos al Papa Francisco. También señaló que Armenia y el pueblo armenio están agradecidos con el Papa y al Vaticano por reconocer el Genocidio Armenio en el año del centenario del Genocidio Armenio y por su valiosa contribución al proceso de su reconocimiento internacional. Finalmente, Pashinyan enfatizó que el reconocimiento internacional y la condena del Genocidio Armenio es importante para prevenir la recurrencia de posibles genocidios y demás crímenes de lesa humanidad.

 

Noticias

Noticias similares