El Catolicós Vazgén y la radio de Yereván

am en es ru
vazgen-katoxikosn-ou-ereani-radion

La visita pontificia del Patriarca Supremo y Catolicós de Todos los armenios Vazgén I a la India, tuvo lugar en noviembre de 1963. Ligada a ese viaje hay una historia que a primera vista parece casi inverosímil. No obstante, según algunos testimonios, el traductor A. Kyuzelyan contó el siguiente caso, quien estuvo presente personalmente en la reunión de Su Santidad con el presidente de la India. 

Todo sucedió de esta forma: en la víspera de la reunión, el Catolicós recibió la visita el director de ceremonial de la presidencia. Este comienza a explicarle en detalle que la reunión está programada para las 15:00 hs., y que nuestra comitiva de honor debía estar a las 14:50. Luego se abrirían las puertas, saldría el presidente Sarvepalli Radhakrishnan, después de lo cual los dos líderes debían caminar de manera proporcionada, se saludarían, etc., etc.

 

Al día siguiente, el líder espiritual armenio llegó al palacio presidencial justo a tiempo. Las puertas se abrieron y luego apareció el presidente de la India; todos esperaron que se acercara a Vazgén I de acuerdo a lo que rezaba la letra del protocolo, pero de improviso sucedió algo sorprendente: el presidente dejó de lado todo tipo de formalismo, se acercó al Catolicós con los brazos extendidos, saludándolo a viva voz: “¡Bienvenido, Su Santidad!", y luego, volviéndose hacia el traductor, pronunció unas palabras que no sólo lo dejaron perplejo a él, sino también al jefe de la guardia de honor que se encontraba a su lado. Radhakrishnan le dijo: "Por favor, pregúntele si el líder espiritual de los armenios también trajo consigo algún cuento gracioso de radio Yereván"

 

Al traducirle la pregunta, el Catolicós Vazgén no se confundió ni se sorprendió menos que los demás. No le quedó más remedio que apelar al traductor y decirle: "Pregúntele a Su Excelencia qué anécdotas ha escuchado en la radio de Yereván...”

La fama de las anécdotas radiales armenias que llegó hasta la India, se convirtió en la piedra fundamental de una cálida amistad. Un año después, en 1964, cuando el presidente indio se encontraba en Moscú en una visita oficial, expresó su deseo de visitar también Yereván e informó que había recibido una invitación del Catolicós de Todos los Armenios. Ese día, Su Santidad se hallaba en su casa de veraneo en la ladera del Monte Aragats, cuando le informaron que el avión del presidente Sarvepalli Radhakrishnan ya estaba volando hacia allá. Vazgén I corrió rápidamente al aeropuerto para encontrarse con el querido huésped. Si tenía en mente una nueva anécdota para el presidente indio, eso nunca lo sabremos.

Noticias

Noticias similares